Sobre Cookies en esta página web

Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia online. Al continuar utilizando este sitio sin cambiar sus preferencias de cookies, asumiremos que acepta nuestro uso de cookies. Para obtener más información o cambiar sus preferencias de cookies, visite nuestra política de cookies.

Aceptar
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
¡Bienvenido a CogniFit! ¡Bienvenido a CogniFit para investigadores!

Registre su correo electrónico a continuación para comenzar a cuidar su cerebro.

Vas a crear una cuenta de gestión de pacientes. Esta cuenta está diseñada para ayudar a los profesionales de la salud (médicos, psicólogos...) al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos.

Vas a crear una cuenta de investigación. Esta cuenta está especialmente diseñada para ayudar a los investigadores con sus estudios en las áreas cognitivas.

Vas a crear una cuenta de gestión de alumnos. Esta cuenta está diseñada para ayudar al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos de niños y jóvenes estudiantes.

Vas a crear una cuenta de familia. Esta cuenta está diseñada para dar acceso a las evaluaciones y entrenamientos de CogniFit a tus familiares.

Vas a crear una cuenta personal. Este tipo de cuenta está diseñada para ayudarte a evaluar y entrenar tus habilidades cognitivas.

Vas a crear una cuenta de gestión de pacientes. Esta cuenta está diseñada para ayudar a los profesionales de la salud (médicos, psicólogos...) al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos.

Vas a crear una cuenta de familia. Esta cuenta está diseñada para dar acceso a las evaluaciones y entrenamientos de CogniFit a tus familiares.

Vas a crear una cuenta de investigación. Esta cuenta está especialmente diseñada para ayudar a los investigadores con sus estudios en las áreas cognitivas.

Vas a crear una cuenta de gestión de alumnos. Esta cuenta está diseñada para ayudar al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos de niños y jóvenes estudiantes.

loading

Para tu propio uso (a partir de 16 años). Los niños menores de 16 años pueden usar la plataforma de CogniFit para Familias.

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_LANDING-NAME_ME-00_social_picture
  • Juega online al “Crucigrama Visual” y potencia tus habilidades cognitivas.

  • Accede a este recurso científico de entrenamiento cerebral.

  • Reta a tu cerebro.

Empezar Ahora

Juego mental Crucigrama Visual: ¿En qué consiste?

Crucigrama Visual es un juego mental que busca entrenar la memoria de trabajo y la percepción visual. Se te mostrará una imagen durante unos segundos. Tienes que recordar el nombre del objeto en la imagen (por ejemplo, "tigre") y seleccionar la primera letra de la palabra entre las 4 letras mostradas (en este caso "t"). El objetivo es que trates de emparejar la imagen y la letra tan rápido como puedas.

CogniFit ha diseñado este juego con el fin de estimular nuestra denominación y percepción. Es un juego adecuado para cualquier persona independientemente de su edad ya que la dificultad del mismo se ajusta teniendo en cuenta las necesidades de cada usuario. El Crucigrama Visual es una opción perfecta para estimular nuestra mente y ayudar a fortalecer nuestras capacidades cognitivas de una manera divertida e interactiva.

El objetivo del juego es  recordar el nombre del objeto en la imagen (por ejemplo, "casa") y seleccionar la primera letra de la palabra entre las 4 letras mostradas (en este caso "c").

A medida que aumentes de nivel el reto será mayor. Deberás estar atento para seleccionar la letra según el orden indicado en las instrucciones (puede ser la primera, la segunda o la que el juego marque en cada momento).

Además, pondremos a prueba tu capacidad de memoria, ya que deberás recordar más de una imagen a la vez.

¿Por qué es tan popular el Crucigrama Visual? - Historia

El crucigrama a día de hoy es uno de los juegos mentales más famosos del mundo. Este pasatiempo fue inventado en el año 1913, por Arthur Wynne. Este periodista trabajaba en el suplemento festivo que, con el nombre Fun, publicaba los domingos en el New York World. El crucigrama fue pensado como una parte más de entre un grupo variado de “ejercicios mentales” contenidos en el suplemento dominical. Rápidamente este juego captó la atención del público, era entretenido a la par que retador, de ahí que empezara a ser una parte más de las rutinas de los domingos.

En la actualidad se han creado miles de versiones de este juego, que después de más de un siglo, sigue siendo una de las mejores opciones para estimular la mente. Desde el departamento de diseño de CogniFit se ha querido llevar a cabo una versión online que combina imagen y texto, en este juego, los participantes deben ir añadiendo en el crucigrama la palabra inicial del objeto que aparece en la imagen de la derecha de la pantalla. Este juego tiene como objetivo principal estimular diferentes capacidades cognitivas de manera de una manera muy entretenida.

¿Cómo mejora el juego mental “Crucigrama Visual” mis habilidades cognitivas?

Entretenerse con juegos como el Crucigrama Visual de CogniFit estimula un patrón de activación neural específico. Repetir y entrenar de manera consistente este patrón, puede ayudar a crear nuevas sinapsis, y a que los circuitos neuronales se reorganicen y recuperen funciones cognitivas debilitadas o dañadas.

El juego del Crucigrama Visual ayuda a ejercitar la memoria de trabajo, la denominación y la percepción. Estimular de manera consistente estas habilidades, puede ayudar a crear nuevas sinapsis, y a que los circuitos neuronales se reorganicen y mejoren las funciones cognitivas.

1ª SEMANA

2ª SEMANA

3ª SEMANA

Proyección gráfica orientativa de las redes neuronales después de 3 semanas.

Proyección gráfica orientativa de las redes neuronales después de 3 semanas.

¿Qué pasa cuando no entreno mis capacidades cognitivas?

Nuestro cerebro está diseñado para ahorrar recursos, de modo que tiende a eliminar las conexiones que no se usan. De este modo, si no se emplea normalmente una habilidad cognitiva, el cerebro no aporta recursos para ese patrón de activación neuronal, por lo que se vuelve cada vez más débil. Esto nos vuelve menos hábiles para emplear dicha función cognitiva, haciéndonos menos eficaces en las actividades de nuestro día a día.

Escribe tu dirección de correo electrónico