Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para quién es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_depresion_social_picture
  • ¿La depresión y el estrés forman parte de tu vida?

  • Analiza el estado de tus habilidades cognitivas mediante un test neurocognitivo.

  • Y evalúa las posibles alteraciones neurocognitivas. ¡Pruébalo!

loading

Estimulación neurocognitiva para ayudar a tratar la depresión

Sospechas de que puedes tener depresión pero, ¿Qué puedes hacer? La estimulación neurocognitiva que propone CogniFit puede ser una buena ayuda complementaria para ayudarte a superar la depresión. Este programa está validado científicamente y cada vez es más utilizado por la comunidad científica.

El programa de estimulación cerebral de CogniFit para la depresión, es un tratamiento no farmacológico que ayuda a minimizar los síntomas de la depresión creando mejoras cognitivas. El bajo estado de ánimo de las personas con depresión, tienen como consecuencia unos déficits a nivel cognitivo-cerebral. Los déficits más comunes y donde se ven mayores problemas son en: la memoria, la concentración y la atención.

Uno de los estudios más recientes comprobó que había alteraciones neurocognitivas entre pacientes depresivos y controles. Las principales diferencias están en la memoria de trabajo, inhibición, atención dividida y en general las funciones ejecutiva. El programa de CogniFit fue aplicado a dos grupos, (depresivos-controles) durante ocho semanas y tras este periodo se comprobó la eficacia del entrenamiento personalizado de CogniFit. Se observó la reducción de los síntomas depresivos en el grupo de personas con depresión. Lo que aporto a los pacientes este entrenamiento, además de las mejoras cognitivas, fue la mejora del control ejecutivo permitiéndole al paciente crear mejores estrategias para hacer frente a los síntomas depresivos (rumia y perseverancia).

Cada vez son más los profesionales que recomiendan un entrenamiento con nuestro programa de estimulación cognitiva porque al potenciar diversas habilidades cerebrales se puede llegar a mejorar los síntomas depresivos.

Los ejercicios clínicos que propone CogniFit han sido diseñados por un equipo de neurólogos y psicólogos que han investigado los síntomas que acompañan a la depresión. Se han encontrado nuevos descubrimientos sobre la estructura cerebral y se han aplicado en numerosas tareas sencillas dirigidas a mejorar y potenciar la plasticidad cerebral y reducir los síntomas de la depresión. El entrenamiento se puede llevar a cabo durante 20 minutos al día realizándolo tan solo 2-3 veces por semana.

La depresión puede evolucionar en muchos casos a enfermedades mayores y crónicas si no se trata de manera adecuada. Los programas de estimulación cognitiva de CogniFit actúan como complemento perfecto a un tratamiento psicológico, ayudando a mejorar las áreas cerebrales más deficitarias.

¿Qué es la depresión?

Sabrías decir o explicar ¿qué es la depresión? La depresión es un trastorno del estado del ánimo bastante frecuente en la actual sociedad en la que vivimos. En algunas ocasiones, la depresión y sus síntomas pueden llegar a desarrollarse crónica o recurrentemente, impidiendo el buen progreso de la vida de una persona, ya sea en el trabajo, el entorno social o familiar.

El desarrollo y continuidad de la depresión se produce por la combinación del estrés y de emociones negativas persistentes en la vida de una persona. En función de las causas y de la gravedad de los síntomas, el tratamiento más recomendado es la psicoterapia.

Lo más recomendable para prevenir un estado depresivo es mantener el equilibrio dentro de la rutina diaria. El mal sueño, la tecnología, las responsabilidades laborales y familiares, los atascos diarios y otros estímulos pueden provocar que la resistencia emocional de una persona ante tanto estrés no se gestione adecuadamente. El resultado, en algunos casos, acaba en depresión.

CogniFit actúa directamente en los problemas que puede acarrear la depresión, entre ellos los aspectos cognitivos que se pueden ver deteriorados por la depresión, como la memoria, la concentración o la atención. CogniFit ayuda a reforzar la red de conexiones neuronales implicadas en los aspectos cognitivos y actúa como complemento perfecto para una terapia cognitivo-conductual.

Equilibrio y depresion

Causas de la depresión

¿Cuáles son las causas de la depresión? En la depresión no existe una sola causa, sino que pueden ser por varios factores. La predisposición a tener este trastorno del estado del ánimo es diferente en cada persona, es decir, que en un mismo evento traumático vivido por dos personas, las consecuencias emocionales serian diferentes en cada una de ellas.

Una de las causas con mayor riesgo es la depresión genética o hereditaria, en la que existirá una predisposición biológica. Esto no tiene porqué suceder a todas las personas que tienen antecedentes familiares depresivos, por eso mismo, habrá factores adicionales que provoquen la depresión (ambientales, psicosociales...).

El estrés y la depresión casi siempre van de la mano. Una situación que vivamos como estresante, desde una mudanza hasta el fallecimiento de un ser querido, provoca reacciones y cambios físicos en nuestro organismo como la respiración agitada, aumento de la actividad cardíaca, etc.. Estos acontecimientos de manera prolongada pueden conducir a un trastorno depresivo.

Los factores bioquímicos y la personalidad son dos causas también muy importantes para desarrollar una depresión. Un desajuste en las sustancias químicas del cerebro, llamadas neurotransmisores, provocan un desequilibrio en el estado emocional de una persona. En cuanto a su personalidad, será muy determinante para el desarrollo de este trastorno. La baja autoestima, los pensamientos negativos, las tendencias a la preocupación van a interferir directamente en la capacidad de enfrentarse a las situaciones de la vida. Desde pequeños ya comenzamos a establecer patrones de pensamiento, que pueden ser negativos o positivos. La clave estará en la base educacional que se reciba desde la infancia, y la tolerancia a la frustración que aprendamos a lo largo de la vida.

Síntomas de la depresión

¿Alguna vez te has preguntado si tienes depresión? Y si es así, ¿Cómo sabes si tienes depresión? Esas preguntas están asociadas a un estado de ánimo. Seguro que en épocas de bonanzas o satisfacciones personales, nunca nos preguntamos si podemos padecer depresión, ni siquiera lo pensamos, esto es porque las sensaciones físicas son satisfactorias. Pero las primeras reacciones que tenemos cuando pensamos si podemos tener depresión son las reacciones físicas. Estas sensaciones son: menor energía para llevar a cabo las labores rutinarias, pérdida de interés en el sexo, sensación de inquietud y nerviosismos, despertares nocturnos o excesivo sueño, molestias en la garganta, aumento del ritmo cardíaco, y un largo etcétera.

Todos nos sentimos a veces tristes, infelices, abatidos o incluso miserables. El trastorno depresivo mayor es una intensificación de esos sentimientos por períodos de tiempo que pueden durar semanas o incluso más tiempo. Además, viene acompañado de un profundo sentimiento de pérdida, frustración y enojo.

De acuerdo con Pubmed Health , los síntomas de la depresión, son: "ansiedad, agitación, inquietud e irritabilidad; cambio drástico en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso; problemas significativos de concentración; fatiga y falta de energía; sentimientos de desesperanza, impotencia e inutilidad; odio a uno mismo; sentimiento de culpa; tendencia a aislarse; pérdida del interés en actividades que antes se disfrutaban; pensamientos sobre la muerte o el suicidio; y problemas para dormir o de sueño excesivo".

¿Cómo saber si tienes depresión?: Síntomas depresivos

Depresión y Cerebro

El cerebro es un órgano que se verá afectado por las emociones. Cuando nos sentimos tristes, apenados o abatidos por una situación, nuestro cerebro actuará de modo diferente, y en el caso de la depresión tendrá un gran impacto para nuestro cerebro. Cuando sufrimos estados depresivos, nuestro cerebro continúa activo. Activa alrededor de setenta regiones cerebrales distintas (corteza prefrontal, cingulada anterior, lóbulos temporales, hipocampo...).

En un estado emocional estable, nuestro cerebro puede llegar a utilizar un 20% de la energía, pero en situaciones de tristeza, la energía que emplea es mucho mayor. La depresión es producida por un fallo de neurotransmisión, en las que los neurotransmisores, como la dopamina, la oxitocina y la serotonina, disminuyen sus dosis en el cerebro. El triptófano es el aminoácido que ayuda a regular la serotonina, y este receptor se encuentra incapacitado. Por este motivo, en ocasiones, necesitamos de alimentos ricos en glucosa, que ayudan a aumentar los niveles de serotonina y que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Depresión y cerebro

Los cambios en la estructura cerebral siempre se han asociado con la depresión. En particular, si atendemos a un estudio longitudinal que se realizó durante tres años, descubrimos que, en comparación con los sujetos de control, los pacientes con depresión mostraron una reducción en la densidad de materia gris del hipocampo, el cíngulo anterior, la amígdala izquierda, y la corteza prefrontal dorsomedial derecha. Además, los pacientes en los que la depresión remitió a lo largo del período de 3 años tuvieron una disminución menor, que aquellos que siguieron con depresión, en el hipocampo izquierdo, en el cíngulo izquierdo anterior, en la corteza prefrontal dorsomedial izquierda, y de forma bilateral en la corteza prefrontal dorsolateral.

El deterioro de la estructura cerebral viene acompañada de una disminución de la función cognitiva. En estos casos suele observarse un enlentecimiento cognitivo, así como la reducción de la capacidad para la vigilancia, la flexibilidad, y la atención sostenida y dividida. También parece que los tipos de depresión y el deterioro cognitivo se asocian significativamente con el funcionamiento psicosocial. Los diferentes perfiles individuales neurocognitivos difieren en lo que respecta al carácter y al grado de déficit cognitivo. Las funciones ejecutivas, así como el aprendizaje verbal y la memoria, se conservan mejor que la capacidad de atención.

Tipos de depresión

En la actualidad existen muchos tipos y clasificaciones, pero según la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder, DSM-5), reconoce varios tipos de depresiones más comunes: depresion mayor, distimia y trastorno bipolar.

  • La depresión mayor es una forma de depresión severa que manifiesta numerosos síntomas y que intervienen en las actividades diarias de la persona. Los episodios depresivos deben durar al menos dos semanas. En algunas ocasiones el episodio sólo ocurre una vez en la vida de la persona y en otros casos, varias veces, o al menos, tener recaídas.
  • La distimia o depresión crónica, presenta todos los síntomas de una depresión mayor pero es menos intenso, es decir, que no limita las actividades diarias de la persona y puede prolongarse durante un largo periodo de tiempo.
  • La depresión bipolar es un trastorno caracterizado por los estados maniacos y depresivos, es decir, estados emocionales altos y bajos, extremos. Estos extremos provocan grandes cambios de humor en la persona y una alteración en los mecanismos del estado del ánimo.

Tratamiento para la depresión

Los graves síntomas que acarrea la depresión hacen necesario que el enfermo acuda a sesiones de psicoterapia. Además, en vista del deterioro neurocognitivo y neurofisiológico que ocasiona la depresión y en vista de la alteración del funcionamiento diario y de las funciones psicosociales, ambos asociados con la función cognitiva, es aconsejable buscar medios para preservar dicha función cognitiva.

En este contexto, los resultados de un reciente estudio de concepto del entrenamiento cognitivo llevada a cabo en el Centro Psiquiátrico de Praga, en la República Checa, sugieren, por primera vez, que el entrenamiento cognitivo en línea puede reducir la depresión y mejorar las habilidades cognitivas en personas con varios tipos de depresión.

En este estudio, los resultados de un grupo de pacientes ambulatorios con depresión unipolar o bipolar, que se entrenó tres veces por semana durante 8 semanas con CogniFit, un programa de validación científica en línea de entrenamiento cognitivo, fueron comparados con los de un grupo de control de pacientes que recibieron el tratamiento estándar, sin el entrenamiento cognitivo. Los resultados indican una reducción clara en los niveles de depresión y de ansiedad en el grupo que se entrenó con CogniFit pero no así en el grupo de control. Por otra parte, los pacientes del grupo de CogniFit reportaron una mejor calidad de vida. Éstos últimos mostraron un menor número de fallos en el control ejecutivo (razonamiento y planificación) y un menor número de lapsus de memoria en las actividades cotidianas.

Referencias

Godard J, Grondin S, Baruch P, Lafleur MF, Scupin I, Reiser M, Möller H, Meisenzahl EM. Perfiles psicosociales y neurocognitiva en pacientes depresivos con trastorno depresivo mayor y trastorno bipolar. Psychiatry Research, publicación electrónica antes julio 2011

Preiss M, Čermáková R, Cimermanová D. Rehabilitación en línea de las funciones cognitivas: las posibilidades del programa de CogniFit. Presentado en el 12 º Congreso Europeo de Psicología, Estambul, julio de 2011.

Frodl TS, N Koutsouleris, N Bottlender, C Born, M. Jäger Variación Relacionada Con La Depresión En La Morfología Del Cerebro De Más De 3 Años: ¿Efectos del estrés? Archives of General Psychiatry. 2008; 65 (10) :1156-1165

Haimov I, Shatil E (2013) Cognitive Training Improves Sleep Quality and Cognitive Function among Older Adults with Insomnia. PLoS ONE 8(4): e61390. doi:10.1371/journal.pone.0061390

Evelyn Shatil, Jaroslava Mikulecká, Francesco Bellotti, Vladimír Burěs - Novel Television-Based Cognitive Training Improves Working Memory and Executive Function - PLoS ONE July 03, 2014. 10.1371/journal.pone.0101472

American Psychiatric Association. DSM-IV-TR Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV. Barcelona: Masson; 2003.

Escribe tu dirección de correo electrónico