Sobre Cookies en esta página web

Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia online. Al continuar utilizando este sitio sin cambiar sus preferencias de cookies, asumiremos que acepta nuestro uso de cookies. Para obtener más información o cambiar sus preferencias de cookies, visite nuestra política de cookies.

Aceptar
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate

Confirma que los entrenamientos y/o evaluaciones son para tu propio uso.Vas a crear una cuenta personal. Este tipo de cuenta está diseñada para ayudarte a evaluar y entrenar tus habilidades cognitivas.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para tus pacientes.Vas a crear una cuenta de gestión de pacientes. Esta cuenta está diseñada para ayudar a los profesionales de la salud (médicos, psicólogos...) al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos.

Confirma que quieres ofrecer entrenamientos y/o evaluaciones cognitivas a tus familiares o amigos.Vas a crear una cuenta de familia. Esta cuenta está diseñada para dar acceso a las evaluaciones y entrenamientos de CogniFit a tus familiares.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para los participantes de un estudio de investigación.Vas a crear una cuenta de investigación. Esta cuenta está especialmente diseñada para ayudar a los investigadores con sus estudios en las áreas cognitivas.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para tus alumnos.Vas a crear una cuenta de gestión de alumnos. Esta cuenta está diseñada para ayudar al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos de niños y jóvenes estudiantes.

Para tu propio uso (a partir de 16 años)

loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

Coordinación
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la coordinación

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la coordinación y otras funciones cognitivas

loading

¿Qué es la Coordinación?

La coordinación se puede definir como la capacidad para realizar eficientemente los movimientos, de manera precisa, rápida y ordenada. Es decir, la coordinación es lo que nos permite mover de forma sincronizada todos los músculos implicados en una acción para realizarla de la manera más adaptada posible. Aunque la motricidad y el movimiento implican una gran cantidad de áreas cerebrales frontales, la principal estructura encargada de la coordinación es el cerebelo. Una mala coordinación puede impedir que vivamos con normalidad nuestro día a día. No es raro que la coordinación sea una de las capacidades que más se deteriore con el envejecimiento, dificultando las actividades de la vida diaria. Afortunadamente, la coordinación puede ser entrenada mediante estimulación cognitiva.

La práctica adecuada de los ejercicios clínicos de estimulación cerebral de CogniFit puede activar y fortalecer las diferentes capacidades cognitivas, como la coordinación. De hecho, hay estudios que demuestran las mejoras en coordinación de las personas mayores al usar CogniFit. Al practicar los juegos mentales de CogniFit, estimulamos un determinado patrón de activación neuronal. La activación repetida de este patrón puede ayudar a fomentar la creación de nuevas sinapsis y el fortalecimiento de las ya existentes. Esto nos permitiría reforzar y estimular la coordinación y otras capacidades cognitivas. En cambio, si no entrenamos nuestra coordinación, nuestro cerebro ahorrará recursos, debilitando sus conexiones. De este modo, seríamos menos eficaces en las actividades que requieren de nuestra coordinación. Practicar diferentes juegos mentales puede ayudar mejorar nuestras capacidades cognitivas.

Psicomotricidad y coordinación

Cuando hablamos de coordinación, es importante diferenciarla de la psicomotricidad. La psicomotricidad es un término más amplio que el de coordinación, ya que incluye aspectos motores, cognitivos, sociales y afectivos. Por tanto, no hace sólo referencia a la destreza (o coordinación) con la que se lleva a cabo el movimiento, sino que también contempla la conciencia del propio cuerpo, la lateralidad, los conceptos espaciales, etc. Así, podemos hablar de diferentes tipos de psicomotricidad y de diferentes tipos de coordinación de manera más o menos independiente:

Tipos de psicomotricidad

La psicomotricidad normalmente se divide en dos tipos según los grupos musculares empleados. Cada tipo de motricidad va a requerir distintos tipos de coordinación. No obstante, la coordinación siempre va a ser esencial en ambos:

  • Motricidad gruesa: La motricidad gruesa hace referencia a los movimientos de grupos musculares grandes y generales (que implican la totalidad de nuestro cuerpo). Estos movimientos requieren más potencia que precisión, como podría ser el caso del desplazamiento, la posición y el equilibrio del cuerpo.
  • Motricidad fina: La motricidad fina hace referencia al movimiento de grupos musculares pequeños y específicos (generalmente implican los músculos de la mano). Para llevarlos a cabo, hace falta más precisión que fuerza, como sería el caso de escribir, atarse los cordones, etc.

Tipos de coordinación

Por otro lado, podemos hablar de diferentes tipos de coordinación en función de las partes de cuerpo implicadas en el movimiento y del órgano sensorial que aporte el feedback o retroalimentación. Los principales tipos son:

  • Coordinación motriz: La coordinación motriz hace referencia a la coordinación de los diferentes músculos del cuerpo en función de lo que percibimos de todos nuestros sentidos. Se refiere a toda coordinación en su conjunto. Se relaciona principalmente con la motricidad gruesa e incluye los dos tipos que vemos a continuación.
  • Coordinación ojo-mano: También es conocida como coordinación viso-motora y coordinación óculo-manual. Hace referencia a la capacidad de manejar las manos en función de lo que percibimos con los ojos. Por ejemplo, teclear en el ordenador. Es el tipo de coordinación que requiere la motricidad fina.
  • Coordinación óculo-pédica: Hace referencia a la capacidad de manejar los pies en función de lo que percibimos con los ojos. Este sería el caso de chutar una pelota. También sería característico de la motricidad gruesa.

Ejemplos de coordinación

  • La coordinación es una capacidad esencial en el deporte. Nos sería imposible correr, nadar, montar en bicicleta, chutar un balón, lanzar a canasta o batear una bola sin ayuda de nuestra coordinación.
  • Redactar un informe a ordenador, manejar maquinaria pesada o montar una mesa requiere una coordinación en buen estado. Una mala coordinación en ámbitos laborales podría dar lugar a muchos accidentes.
  • En el colegio empleamos la coordinación para escribir, dibujar o recortar, entre otras cosas. En la universidad necesitamos una buena coordinación para tomar apuntes o redactar exámenes a la velocidad necesaria).
  • Para dar respuesta a todas las exigencias de la conducción, debemos coordinar nuestros movimientos, pulsando los pedales en el momento adecuado, mientras cambiamos de marcha o giramos el volante.

Trastornos asociados a la coordinación

Conforme nos hacemos mayores, podemos sentir que nuestra coordinación no es tan buena como lo era unos años atrás. Aunque también podemos reducir el impacto de este deterioro mediante entrenamiento cognitivo, no podemos considerar que esto sea una patología como tal, ya que puede ser una consecuencia natural del envejecimiento. La mayoría de los trastornos que conllevan una alteración de la coordinación vienen dados por un daño en el cerebelo. Alguno de estos síntomas son los temblores, la ataxia (incapacidad de coordinar las distintas partes del cuerpo implicadas en una acción), el nistagmo cerebeloso (movimiento involuntario de los ojos al intentar fijarlos en la periferia del campo visual), la dismetría (incapacidad para coordinar el movimiento de las extremidades siguiendo la información visual), la asinergia (incapacidad para coordinar los movimientos, lo que suele provocar posturas extrañas), etc. De todos modos, hay otras alteraciones de la coordinación que se producen por un daño en áreas no cerebelosas, como la disartria (falta de coordinación, parálisis o debilidad en las partes motoras del habla). A menudo, una alteración de la coordinación puede conllevar un aumento en el tiempo de reacción.

Por otro lado, hay diversas enfermedades y trastornos que cursan con problemas en la coordinación. Uno de los más conocidos es la enfermedad de Parkinson. No obstante, también se pueden dar problemas de coordinación en la dislexia, en la disgrafia, en la esclerosis múltiple, en el trastorno del desarrollo de la coordinación, en distintos tipos de ataxia (como la Ataxia de Friedreich, o las ataxias espinocerebelosas), en traumatismos craneoencefálicos, tumores e ictus.

¿Cómo podemos medir y evaluar el estado de nuestra coordinación?

Medir el estado de nuestra coordinación es de gran utilidad, pues tiene repercusiones importantes en ámbitos académicos (saber si un alumno va a tener dificultades para tomar apuntes o escribir exámenes), en ámbitos clínicos (saber si un paciente puede desplazarse sin ayuda por su entorno), en ámbitos laborales (saber si un empleado puede manejar vehículos y maquinaria pesada sin riesgo) y en nuestro día a día.

Mediante una completa evaluación neuropsicológica podemos medir de una forma eficaz y fiable la coordinación y otras habilidades cognitivas. CogniFit dispone de un conjunto de tests que evalúan algunos subprocesos de la coordinación, como la coordinación ojo-mano y el tiempo de respuesta. Para ello, empleamos diversos tests, basados en los clásicos Wisconsin Card Sorting Test (WCST), Test de Stroop, Test of Variables of Attention (TOVA), Visual Organisation task (VOT), NEPSY (de Korkman, Kirk y Kemp), Continous Performance Test (CPT), Test of Memory Malingering (TOMM). En estos tests, además de medir coordinación, también evaluamos monitorización, flexibilidad cognitiva, velocidad de procesamiento, atención dividida, inhibición, percepción visual, denominación, escaneo visual, atención focalizada, percepción espacial, memoria contextual, reconocimiento, memoria de trabajo.

  • Test de Sincronización UPDA-SHIF: En esta prueba aparecerá en la pantalla una bola en movimiento. El objetivo sería coordinar el puntero con el movimiento de la bola de la manera más precisa posible, siguiendo el recorrido de ésta.
  • Test de Simultaneidad DIAT-SHIF: Es necesario seguir el recorrido aleatorio de una bola blanca y atender a las palabras que aparecen en el centro de la pantalla. Cuando la palabra que esté en el centro de la pantalla coincida con el color en que está escrita, hay que dar respuesta (prestando atención a dos estímulos al mismo tiempo). En esta actividad, hay que afrontar cambios de estrategia, nuevas respuestas y manejar la capacidad de monitorización y la capacidad visual al mismo tiempo.
  • Test de Coordinación HECOOR: Hay que seguir con el puntero una bola que se moverá por toda la pantalla, evitando salir de ella. Para ello habrá que realizar un seguimiento manual y visual de la bola.
  • Test de Celeridad REST-HECOOR: Aparece en la pantalla un cuadrado azul. Habrá que pulsar tan rápido como sea posible el botón situándose dentro del cuadrado. Cuantos más veces se pulse el botón en el tiempo disponible, mejor resultado se obtendrá.
  • Test de Resolución REST-SPER: Aparecen en la pantalla numerosos estímulos en movimiento. Habrá que pinchar en los estímulos objetivo tan rápido como sea posible, pero evitando pinchar en los estímulos intrusos.
  • Test de Indagación REST-COM: Aparecen objetos durante poco tiempo. Después se debe seleccionar la palabra que corresponda con las imágenes presentadas, lo más rápidamente posible.
  • Test de Decodificación VIPER-NAM: Aparecen imágenes de objetos en la pantalla durante un periodo corto de tiempo y desaparece. Acto seguido aparecen cuatro letras, y sólo una corresponderá con la primera letra del nombre del objeto, siendo esa la letra objetivo. Hay que llevarlo a cabo tan rápido como sea posible.
  • Test de Reconocimiento WOM-REST: Aparecen tres objetos en la pantalla. Primero habrá que recordar el orden de presentación de los tres objetos tan rápido como sea posible. Posteriormente, aparecerán cuatro series de tres objetos, algunos de ellos diferentes a los presentados, y habrá que detectar la secuencia inicial en el mismo orden.
  • Test de Procesado REST-INH: En esta tarea, irán apareciendo en la pantalla dos bloques con números y formas diferentes. Inicialmente habrá que atender al tamaño de la forma e indicar el más alto. Después, habrá que atender bloque que contenga la numeración más alta.

Rehabilitar, mejorar y estimular la coordinación

Todas las habilidades cognitivas, incluidas la coordinación, pueden ser entrenadas para mejorar su rendimiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación de la coordinación y de las demás capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en esta capacidad cognitiva. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos frecuentemente la coordinación, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecerán.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la coordinación y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de Cognifit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para fortalecer la coordinación y demás funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar la coordinación. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar estas funciones cognitivas. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Este programa es accesible online. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico