Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate

Para tu propio uso (a partir de 13 años)

loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_Percepcion_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la percepción

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la percepción y otras funciones cognitivas

loading

¿Qué es la Percepción?

La percepción se pueden definir como la capacidad para captar, procesar y dar sentido de forma activa a la información que alcanza nuestros sentidos. Es decir, la percepción es el proceso cognitivo que nos permite interpretar nuestro entorno a través los estímulos que captamos mediante los órganos sensoriales. Esta capacidad cognitiva es de gran importancia, pues la usamos a diario. Afortunadamente, podemos mejorar la percepción mediante entrenamiento cognitivo. Esto es así porque la percepción es un proceso activo. No somos sujetos pasivos, limitados a un procesamiento ascendente o Bottom-Up (guiado por los estímulos que llegan a nuestros estímulos), sino que también interpretamos la información mediante un procesamiento descendente o Top-Down (tenemos importantes expectativas que dirige nuestra percepción).

Tipos de percepción y Neuroanatomía

La percepción es un proceso complejo que nos permite relacionarnos con el mundo que nos rodea. Clásicamente, se ha divido la percepción en cinco sentidos:

  • Vista o percepción visual: Capacidad para interpretar la información que la luz del espectro visible hace llegar hasta nuestros ojos. El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción visual es la corteza occipital (Corteza visual primaria V1 y Corteza visual secundaria V2).
  • Oído o percepción auditiva: Capacidad para recibir e interpretar la información que llega a nuestros oídos mediante las ondas de la frecuencia audible transmitidas por el aire u otro medio (sonido). El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción auditiva es el lóbulo temporal (Corteza auditiva primara A1 y Corteza auditiva secundaria A2).
  • Tacto, percepción táctil, somatosensorial o háptica: Capacidad para interpretar la información de presión y vibración recibida en la superficie de nuestra piel. El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción háptica es el lóbulo parietal (Corteza somatosensorial primaria S1 y Corteza somatosensorial secundaria S2).
  • Olfato o percepción olfativa: Capacidad para interpretar la información de las sustancias químicas disueltas en el aire (olor). Las áreas cerebrales encargadas de los estadios básicos de la percepción olfativa son el Bulbo olfativo (Corteza olfativa primaria) y la Corteza piriforme (Corteza olfativa secundaria).
  • Gusto o percepción gustativa: Capacidad para interpretar la información de las sustancias químicas disueltas en la saliva (sabor). Las áreas cerebrales encargadas de los estadios básicos de la percepción olfativa son las Áreas gustativas primarias G1 (Circunvolución poscentral inferior, lóbulo parietal ventral, ínsula anterior, opérculo fronto-parietal medial) y las Áreas gustativas secundarias G2 (corteza orbitofrontal caudolateral y corteza cingulada anterior).

Otros tipos de percepción

Además de los sentidos clásicos, hoy día se sabe que existen otros tipos de percepción:

  • Percepción espacial: Capacidad para ser consciente de su relación con el entorno en el espacio que nos rodea. Está asociada a la percepción visual, háptica y kinestésica.
  • Percepción de la forma: Capacidad para extraer información acerca de los límites y el aspecto de una entidad a través del contorno y el contraste. Está asociada a la percepción visual y háptica.
  • Percepción vestibular o del equilibrio: Capacidad para interpretar la fuerza de la gravedad según la posición relativa de nuestra cabeza con respecto al suelo a través. Nos ayuda a mantener el equilibrio y a controlar la postura. Está asociada a la percepción auditiva.
  • Termocepción, termorrecepción o percepción térmica: Capacidad para interpretar la temperatura sobre la superficie de nuestra piel. Está asociada a la percepción háptica.
  • Nocicepción o percepción del dolor: Capacidad para interpretar los estímulos de temperatura muy alta o muy baja, la presencia de sustancias químicas dañinas, así como los estímulos de alta presión. Está asociada a la percepción háptica y a la termocepción.
  • Prurito o percepción del picor: Capacidad para interpretar los estímulos urticantes sobre la superficie de los tejidos corporales. Está asociada a la percepción háptica.
  • Propiocepción: Capacidad para interpretar la información de la posición y estado de nuestros músculos y tendones de nuestro cuerpo, lo que nos permite saber en qué zona del espacio tenemos cada zona de nuestro cuerpo y si tenemos una postura u otra. Está asociada a la percepción vestibular y háptica.
  • Interiocepción , cenestesia o percepción cenestésica: Capacidad para interpretar las sensaciones que indican el estado de nuestros órganos internos.
  • Percepción temporal: Capacidad para interpretar los cambios en la estimulación, de manera que se pueden organizar en el tiempo.
  • Percepción cinestésica o kinestésica: Capacidad para interpretar la información acerca del movimiento y de la velocidad en nuestro entorno o sobre nuestro propio cuerpo. Está asociada a la percepción visual, espacial, temporal, háptica, interoceptiva, propioceptiva y vestibular.
  • Percepción quimioestésica: Capacidad para interpretar las sustancias químicas disueltas en la saliva que codifican sabores fuertes. Está asociada a la percepción gustativa y gustativa, pero se diferencia de ambas porque emplea estructuras diferentes.
  • Percepción del campo magnético o magnetorrecepción: Capacidad para interpretar la información de los campos magnéticos. Este sentido está más desarrollado en algunos animales, como las palomas mensajeras. No obstante, se ha descubierto que los humanos tenemos material magnético en el etmoides (hueso del cráneo a la altura de la nariz), por lo que se postula que los humanos podamos tener cierta capacidad de magnetocepción.

Fases de la percepción

La percepción no es un proceso unitario y que se lleve a cabo de manera espontánea, sino que se tienen que dar una serie de fases para la correcta percepción de los estímulos. Por ejemplo, para percibir información visual, no basta con que la luz reflejada en un objeto estimule las células receptoras de nuestra retina y mandemos esa información a nuestras áreas visuales del cerebro (aunque sí es necesario que esto ocurra). Dado que la percepción es un proceso activo, nosotros debemos seleccionar, organizar e interpretar dicha información:

  • Selección: La cantidad de estímulos a los que nos exponemos a diario sobrepasa nuestra capacidad. Por este motivo, tenemos que filtrar y elegir qué información debemos percibir. Esta selección se lleva a cabo en función de nuestra atención, experiencias, necesidades y preferencias.
  • Organización: Una vez sabemos qué tenemos que percibir, tratamos de agrupar los estímulos para que luego sea más sencillo darles un significado. En la percepción se da un sinergia, ya que la percepción del conjunto percibido no se puede reducir a las características de los estímulos por separado. Según las Leyes de la Gestalt, la organización de estímulos no se hace de manera azarosa, sino que seguimos unos criterios concretos.
  • Interpretación: Cuando ya hemos organizado los estímulos seleccionados, les damos un significado, completando la percepción de los mismos. Una vez más, la interpretación de los estímulos va a venir modulada por la experiencia y las expectativas de la persona.

Otros modelos Gestálticos

Otros modelos Gestálticos enfatizan el papel de la persona en el proceso de la percepción, señalando una sucesión de tres etapas:

  • Paso 1: Formulación de una hipótesis acerca de lo que vamos a percibir. Esto será lo que guíe la selección organización e interpretación de los estímulos.
  • Paso 2: Entrada de la información sensorial.
  • Paso 3: Contraste de la hipótesis previa con la información sensorial recibida.

Ejemplos de percepción

  • Es importante detectar a tiempo cualquier problema perceptivo que pueda tener un alumno. Esto nos permitirá aplicar los medios necesarios para que no pierda información auditiva (lo que dice el profesor)y visual (el texto de la pizarra y de los libros), principalmente.
  • Una correcta percepción facilita que los trabajadores puedan realizar eficientemente su labor. Los artistas son un claro ejemplo de la importancia de la percepción en el mundo profesional, pero cualquier puesto de trabajo va a requerir en mayor o menor medida algún tipo de percepción: barrenderos, taxistas, diseñadores, policías, cajeros, albañiles...
  • Percibir los estímulos de la carretera, así como los sonidos del propio coche es esencial para una conducción segura.
  • La percepción hace posible que nos desenvolvamos por nuestro entorno y que interactuemos con él. Hacer la compra, jugar a algún videojuego, cocinar u ordenar la ropa requieren que hagamos uso de nuestros diferentes sentidos.

La Agnosia y otros trastornos asociados a problemas en la percepción

En algunas circunstancias, la percepción puede no reflejar la realidad, sin que esto implique patología alguna. Estos “fallos” en la percepción pueden tratarse de una ilusión o de una alucinación. La ilusión hace referencia a una interpretación errónea de un estímulo externo real, mientras que la alucinación consiste en una percepción errónea sin la presencia de un estímulo externo real. Estos fenómenos pueden darse sin patología, provocados por las características fisiológicas o cognitivas del sistema, o por estados alterados (consumo de sustancias o sueño), principalmente. Un ejemplo de ilusión, serían las conocidas ilusiones ópticas (percibir dos colores iguales de manera distintas, percibir movimiento en una imagen estática, etc.). Las alucinaciones más comunes serían las hipnagógicas (cuando te estás quedando dormido y percibes una figura, un sonido o sientes que te tocan), las hipnopómpicas (las mismas sensaciones, pero cuando te estás despertando) y las derivadas del consumo de drogas alucinógenas (como LSD o setas alucinógenas, que suelen provocar alucinaciones más elaboradas). No obstante, las ilusiones y las alucinaciones también pueden ser patológicas, relacionadas con la esquizofrenia, episodios de psicosis, ideas delirantes.

La percepción también puede alterarse mediante el daño de los órganos sensoriales (por ejemplo, un golpe en el ojo), en las vías que llevan la información sensorial al cerebro (por ejemplo, un glaucoma) o en las áreas cerebrales encargadas de la percepción (por ejemplo, una lesión en la corteza occipital). Un daño en cualquiera de estos tres puntos va a alterar de alguna forma la percepción normal de los estímulos.

El trastorno más conocido de la percepción es, probablemente, la Agnosia. Este trastorno conlleva una dificultad para dirigir y controlar la percepción, así como la conducta en general. Hay diferentes tipos: Agnosia visual perceptiva (pueden ver las partes de un objeto, pero hay una incapacidad para entender el objeto como un todo) y Agnosia visual asociativa (puede entender el objeto como un todo, pero no puede saber de qué objeto se trata). Es difícil entender la experiencia perceptiva de la gente con estos trastornos porque, aunque realmente “ven”, la sensación que tienen es la de ser ciegos. Además, hay trastornos aún más específicos, como la Acinetopsia (incapacidad de ver movimiento), Acromatopsia (incapacidad de ver colores), Prosopagnosia (incapacidad de reconocer caras familiares), agnosia auditiva (incapacidad de reconocer un objeto mediante el oído y, tratándose de información verbal, la persona con agnosia no reconocería el lenguaje como tal), amusia (incapacidad para reconocer o reproducir tonos o ritmos musicales). Estos trastornos son provocados por un daño cerebral, ya sea un ictus, un Traumatismo Craneoencefálico (TCE) o, incluso, una enfermedad neurodegenerativa.

¿Cómo medir y evaluar la percepción?

Evaluar la percepción puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos académicos (saber si un alumno va a necesitar ayudas adicionales para captar toda la información de la clase), en ámbitos clínicos (saber si un paciente va a presentar dificultades para desenvolverse en su entorno de la manera habitual) o en ámbitos profesionales (saber si algún trabajador requiere apoyo sustitutivo debido a algún problema perceptivo).

Mediante una completa evaluación neuropsicológica podemos medir de una manera eficaz y fiable la percepción y otras habilidades cognitivas.

Los tests que emplea CogniFit para medir estas habilidades cognitivas, están basados en los clásicos Test de Stroop, Test de Variables Of Attention (TOVA), Test of Memory Malingering (TOMM), Continous Performance Test (CPT), Hooper Visual Organisation Task (VOT) y el test NEPSY (de Korkman, Kirk y Kemp, 1998). Además de la percepción, estos tests también miden denominación, memoria contextual, tiempo de respuesta, memoria de trabajo, actualización, memoria visual, velocidad de procesamiento, atención dividida, atención focalizada, coordinación ojo-mano, flexibilidad cognitiva, inhibición y escaneo visual.

  • Test de Identificación COM-NAM: Se presentarán objetos mediante imagen o sonido. Tendremos que decir en qué formato (imagen o sonido) ha aparecido el objeto la última vez, o si no ha aparecido previamente.
  • Test de Indagación REST-COM: Aparecen objetos durante poco tiempo. Después se debe seleccionar la palabra que corresponda con las imágenes presentadas, lo más rápidamente posible.
  • Test de Decodificación VIPER-NAM: Aparecen imágenes de objetos en la pantalla durante un periodo corto de tiempo y desaparece. Acto seguido aparecen cuatro letras, y sólo una corresponderá con la primera letra del nombre del objeto, siendo esa la letra objetivo. Hay que llevarlo a cabo tan rápido como sea posible.
  • Test de Programación VIPER-PLAN: Consiste en sacar una bola de un laberinto en el menor número de movimientos posibles y tan rápido como se pueda.
  • Test de Concentración VISMEM-PLAN: Aparecerán estímulos posicionados en la pantalla y distribuidos de manera alternativa. Siguiendo un orden, los estímulos se irán iluminando junto con la aparición de un sonido hasta completar la serie. Durante la presentación, hay que prestar atención tanto a los sonidos como a las imágenes iluminadas. En el turno del usuario, habrá que recordar el orden de la presentación de los estímulos en el momento oportuno para reproducirlos en el mismo orden que hayan sido presentados.
  • Test de Celeridad REST-HECOOR: Aparece en la pantalla un cuadrado azul. Habrá que pulsar tan rápido como sea posible el botón situándose dentro del cuadrado. Cuantos más veces se pulse el botón en el tiempo disponible, mejor resultado se obtendrá.
  • Test de Reconocimiento WOM-REST: Aparecen tres objetos comunes en la pantalla. Primero habrá que recordar el orden de presentación de los tres objetos tan rápido como sea posible. Posteriormente, aparecerán cuatro series de tres objetos diferentes a los presentados y habrá que detectar la secuencia inicial.
  • Test de Resolución REST-SPER: Aparecen en la pantalla numerosos estímulos en movimiento. Habrá que pinchar en los estímulos objetivo tan rápido como sea posible, pero evitando pinchar en los estímulos intrusos.

Componentes de la Percepción

¿Cómo rehabilitar o mejorar la percepción?

Todas las habilidades cognitivas, incluidas la percepción, pueden ser entrenadas para mejorar su rendimiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación de la percepción y de las demás capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en la percepción y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos adecuadamente la percepción, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecerán.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la percepción y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para mejorar la percepción y otras funciones cognitivas que necesiten ser fortalecidas según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar la percepción. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar estas funciones cognitivas. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Este programa es accesible vía online. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Referencias: Evelyn Shatil, Jaroslava Mikulecká, Francesco Bellotti, Vladimír Burěs - Novel Television-Based Cognitive Training Improves Working Memory and Executive Function - PLoS ONE July 03, 2014. 10.1371/journal.pone.0101472 Korczyn AD, Peretz C, Aharonson V, et al. - Computer based cognitive training with CogniFit improved cognitive performance above the effect of classic computer games: prospective, randomized, double blind intervention study in the elderly. Alzheimer's & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association 2007; 3(3):S171. Peretz C, Korczyn AD, Shatil E, Aharonson V, Birnboim S, Giladi N. - Computer-Based, Personalized Cognitive Training versus Classical Computer Games: A Randomized Double-Blind Prospective Trial of Cognitive Stimulation - Neuroepidemiology 2011; 36:91-9. Korczyn AD, Peretz C, Aharonson V, et al. - Computer based cognitive training with CogniFit improved cognitive performance above the effect of classic computer games: prospective, randomized, double blind intervention study in the elderly. Alzheimer's & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association 2007; 3(3):S171. Shatil E, Korczyn AD, Peretzc C, et al. - Improving cognitive performance in elderly subjects using computerized cognitive training - Alzheimer's & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association 2008; 4(4):T492. Haimov I, Shatil E (2013) Cognitive Training Improves Sleep Quality and Cognitive Function among Older Adults with Insomnia. PLoS ONE 8(4): e61390. doi:10.1371/journal.pone.0061390 Thompson HJ, Demiris G, Rue T, Shatil E, Wilamowska K, Zaslavsky O, Reeder B. - Telemedicine Journal and E-health Date and Volume: 2011 Dec;17(10,):794-800. Epub 2011 Oct 19.

Escribe tu dirección de correo electrónico