Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_percepcion-auditiva_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la percepción auditiva

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la percepción auditiva y otras funciones cognitivas

loading

¿Qué es la percepción auditiva o percepción sonora?

Suena el teléfono y, al descolgarlo, escuchamos la voz de nuestra madre preguntando afectuosamente qué tal estamos. El que comprendamos lo que se nos dice, que reconozcamos la voz de las personas o que descifremos su estado emocional, es algo que hacemos de manera automática, rápida y sin esfuerzo. No obstante, todo esto se lleva a cabo mediante un complejo proceso que implica una serie de estructuras cerebrales especializadas en la percepción auditiva, y en el reconocimiento de los distintos sub-componentes de la audición.

Percibir es interpretar la información que nos aportan nuestros sentidos acerca del entorno. De hecho, la interpretación que hacemos es un proceso activo que depende de nuestros procesos cognitivos y de nuestros conocimientos previos. La percepción auditiva se puede definir como la capacidad para recibir e interpretar la información que llega a nuestros oídos mediante las ondas de la frecuencia audible transmitidas por el aire u otro medio. Para que podamos percibir sonidos deben darse una serie de procesos:

  • Recepción de la información: Cuando un objeto vibra (en caso de la voz humana, las cuerdas vocales), las ondas producidas se transmiten a través del aire u otros medios. Cuando esas ondas llegan al interior de nuestros oídos, se activan las células pilosas o ciliadas.
  • Transmisión de la información: Las señales que producen las células pilosas se transmiten a través de diversos núcleos hasta llegar al núcleo geniculado medial del tálamo.
  • Elaboración de la información: Finalmente, la información auditiva captada por nuestros oídos es enviada a las cortezas auditivas de los lóbulos temporales. En estas estructuras cerebrales, la información es elaborada y enviada al resto del cerebro para permitirnos interactuar con ella.

Características del sonido y fases de la percepción auditiva

Para llevar a cabo la percepción auditiva, nuestro cerebro debe analizar las propiedades y características del sonido:

  • Intensidad: se refiere a si el volumen es alto o bajo.
  • Tono: hace referencia a si el sonido es más agudo o más grave.
  • Timbre: nos permite distinguir y reconocer voces, instrumentos o sonidos. Suele identificarse como el “color” del sonido.
  • Duración: es el tiempo que se mantiene la vibración de un sonido.

Además, la percepción auditiva se lleva a cabo en diferentes fases:

  • Detección: Lo más básico para poder percibir correctamente un estímulo auditivo es que éste tenga la suficiente intensidad para llegar a nuestros oídos. También es necesario que el sonido se produzca en un rango audible. Si se cumplen estas dos condiciones, nuestro cerebro es capaz de detectar la localización del objeto que produce la vibración e, incluso, si está en movimiento. De este modo, si alguien habla demasiado bajo, seremos incapaces de oírle.
  • Discriminación: Para percibir y apreciar un sonido es necesario que podamos diferenciar a ese sonido del resto del ruido ambiente. Así, si estamos en una fiesta y hay mucho ruido, tal vez no podamos distinguir las palabras de nuestro interlocutor.
  • Identificación y reconocimiento: Es necesario que identifiquemos o etiquetemos el sonido que llega a nuestros oídos como una voz, un instrumento o cualquier otro sonido. Esto incluye reconocer nuestra relación personal con el sonido (por ejemplo, “es la voz de mi amigo”). Para percibir una voz, necesitamos identificarla como tal y no confundirla con otro ruido, además de saber que se trata de la voz de nuestro amigo y no de la de un desconocido.
  • Comprensión: Resulta esencial comprender el sonido que estamos escuchando, ya sea el contenido de un mensaje (alguien nos dice algo), o con el significado de un sonido (una campana indica que se ha acabado la clase). Si nuestro amigo nos dice en una fiesta que tiene que irse, tenemos que comprender el mensaje que pretende transmitirnos.

Como es lógico, la percepción auditiva está presente constantemente en nuestro día a día y nos permite desenvolvernos adecuadamente por nuestro entorno. Nos permite comunicarnos con fluidez, nos alerta de peligros y hace posible que podamos disfrutar de la música.

Ejemplos de percepción auditiva

  • Tanto en el colegio como en estudios superiores, una adecuada percepción auditiva es esencial para una correcta asimilación de la información transmitida por los docentes. Una mala percepción auditiva, sin el correspondiente apoyo visual, puede desembocar en problemas de comprensión del discurso y de la lección, provocando un mal rendimiento académico.
  • Ya sea mediante reuniones o a través de conversaciones, en la mayoría de los puestos de trabajo se hace uso constante de la percepción auditiva. La comunicación fluida es la base de los trabajos de atención al público. Por esto, una correcta percepción sonora es necesaria para un desarrollo eficiente de la vida laboral.
  • Durante la conducción es esencial una buena percepción auditiva. En situación de peligro, el sonido del claxon de otro coche nos puede alertar a tiempo para evitar el problema. Además, el sonido del motor o algún ruido extraño del coche pueden indicarnos la presencia de algún tipo de avería.
  • En la música la percepción auditiva lo es todo. Si queremos tocar una canción de manera que suene agradable y entretenida, tendremos que poner a prueba nuestra percepción auditiva y cuidar cada detalle, cada nota… Por supuesto, a la hora de escuchar y apreciar una canción, también es necesaria una buena percepción auditiva, no vale sólo con oír.
  • Detectar, discriminar, identificar, reconocer y comprender los sonidos que se encuentran a nuestro alrededor hace posible que nos podamos desenvolver de manera apropiada en nuestro entorno habitual. No sólo nos permite una mejor desenvoltura por las calles o en el hogar, sino que, como somos seres sociales, nos permite comunicarnos con otras personas de manera rápida, fácil y eficiente.

Patologías y trastornos asociados a problemas en la percepción auditiva

La alteración de la percepción auditiva puede venir dada por diversos problemas a diferentes niveles.

La incapacidad de percibir sonidos o una tara en este proceso es lo que se conoce como sordera. Ésta puede ser provocada por el daño en los órganos receptores o en las vías que llevan la información al cerebro (hipoacusia e hiperacusia/algiacusia) o áreas cerebrales dedicadas a la audición (sordera cortical).

No obstante, la percepción no es un proceso unitario. Hay daños más específicos, como el ictus o los traumatismos craneoencefálicos, que pueden alterar de manera concreta cada uno de los procesos antes explicados. Los trastornos de este tipo vienen dados por daños selectivos en las áreas cerebrales encargadas de los procesos alterados. La afasia de Wernicke (o sensorial) hace referencia a la incapacidad de comprender el lenguaje (la sensación de un paciente con este trastorno sería la de escuchar un idioma desconocido). En cambio, la agnosia auditiva es la incapacidad de reconocer un objeto mediante el oído y, tratándose de información verbal, la persona con agnosia no reconocería el lenguaje como tal. También puede darse una incapacidad para percibir y apreciar la música, lo que se conoce como amusia (no pueden reconocer o reproducir tonos o ritmos musicales). En algunos casos, es posible que se dé un daño aún más específico, perdiendo únicamente la capacidad para localizar sonidos o para imitarlos.

Además de estos trastornos en los que se da una pérdida de la función, también puede haber trastornos en los que las personas escuchan sonidos que no existen. El más conocido de estos, serían los acúfenos o tinnitus, que consiste en la percepción de un pitido constante. En otros casos, el problema implican una activación errónea de la actividad cerebral en las cortezas auditivas, produciendo alucinaciones. Esto se puede dar en trastornos como la esquizofrenia (donde las alucinaciones pueden ser de carácter amenazante). Otros casos de alucinación serían las alucinaciones musicales, por las que se percibe música como si saliera de una radio inexistente y que no se puede apagar. En el caso de la Paracusia de Willis, las alucinaciones auditivas se acompañan de una reducción de la audición.

¿Cómo medir y evaluar la percepción auditiva?

La percepción auditiva nos permite realizar muchas de las actividades de nuestro día a día. Nuestra capacidad para desenvolvernos cómodamente por nuestro entorno está muy relacionada con una buena percepción auditiva. Así, evaluar nuestra percepción auditiva puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos escolares (saber si un niño necesita apoyo visual en las clases o si sus problemas de comprensión vienen dados por una mala percepción auditiva), en ámbitos médicos (saber si un paciente comprende correctamente las indicaciones que se le dan y si se puede desenvolver correctamente por su entorno diario) o en ámbitos profesionales (saber si un empleado va poder comunicarse bien tanto dentro de la empresa como cara al público, o si necesita adaptaciones).

Mediante una evaluación neuropsicológica completa es posible valorar de una manera eficaz y fiable una serie de funciones cognitivas, como la percepción auditiva. Los tests que ofrece CogniFit para evaluar la percepción auditiva están inspirados en el test clásico NEPSY (de Korkman, Kirk y Kemp, 1998), en el Memory Malingering (TOMM) y en el Test de Variables Of Attention (TOVA). Además de la percepción auditiva, el test también mide denominación, tiempo de respuesta y velocidad de procesamiento, memoria contextual, memoria de trabajo, actualización, memoria visual, percepción visual,y reconocimiento.

  • Test de Identificación COM-NAM: Se presentarán objetos mediante imagen o sonido. Tendremos que decir en qué formato (imagen o sonido) ha aparecido el objeto la última vez, o si no ha aparecido previamente.
  • Test de indagación REST-COM: Aparecen objetos durante poco tiempo. Después se debe seleccionar la palabra que corresponda con las imágenes presentadas, lo más rápidamente posible.

¿Cómo rehabilitar o mejorar la percepción auditiva?

Todas las habilidades cognitivas, incluida la percepción auditiva, pueden ser entrenadas para mejorar su rendimiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación de la percepción auditiva y de las demás capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en la percepción auditiva y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos frecuentemente la percepción auditiva, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en la percepción se fortalecerán. Así, cuando nuestros oídos envíen información al cerebro y éste la procese, las conexiones serán más rápidas y eficientes, mejorando nuestra percepción auditiva.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la percepción auditiva y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para fortalecer la percepción y otras funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar la percepción auditiva. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar esta función cognitiva. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Se puede acceder al programa de estimulación cognitiva de CogniFit mediante internet. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico