Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_evaluacion_general_social_picture
  • Accede a esta completa batería de evaluación neuropsicológica

  • Explora y mide de forma exhaustiva las funciones cerebrales

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o desórdenes cognitivos.

loading

La batería de evaluación computerizada para evaluar el nivel cognitivo o Cognitive Assesment Battery (CAB) de CogniFit, es un completo test neurocognitivo diseñado para proveer de recursos a los profesionales implicados en la salud. Gracias a la batería de evaluación, el profesional dispondrá de una herramienta para la detección de las áreas cognitivas deficitarias en personas con o sin patología mediante test mentales medidos a partir de pruebas cognitivas.

Esta herramienta de evaluación neurocognitiva ayuda a valorar un largo rango de habilidades cognitivas relacionadas con las funciones ejecutivas. Permite medir de forma precisa el nivel cognitivo y comprender el funcionamiento de diferentes áreas y funciones cerebrales a través de procedimientos basados en test cognitivos.

Los datos y resultados obtenidos tras la evaluación cognitiva contribuyen a reconocer y comprender determinados desórdenes cerebrales, alteraciones comportamentales, lesiones cerebrales, trastornos del neurodesarrollo o neurodegenerativos y permiten al profesional identificar eficazmente su diagnóstico y ayudar en el proceso de tratamiento. La evaluación neuropsicológica de CogniFit constituye la base para identificar y monitorizar la intervención del paciente y el seguimiento de su rehabilitación.

La evaluación neurocognitiva de CogniFit consta de varias áreas o bloques. En cada uno de ellos existen varias tareas que evaluarán el rendimiento en diferentes ámbitos neuropsicológicos. Son los siguientes:

  • Área de la memoria: Memoria no verbal, memoria auditiva a corto plazo, memoria a corto plazo, denominación, memoria visual a corto plazo, memoria de trabajo y memoria contextual.
  • Área de la atención: Atención dividida, enfoque, inhibición y actualización.
  • Área de la percepción: Percepción espacial, escaneo visual, percepción visual, estimación, reconocimiento y campo visual.
  • Área de la coordinación: Coordinación ojo-mano y tiempo de respuesta.
  • Área del razonamiento: Velocidad de procesamiento, planificación y recontextualización.

Batería de tareas, pruebas y test para la evaluación cognitiva

Tareas para evaluar la Memoria de Trabajo

Las tareas que miden la memoria de trabajo están basadas en el test clásico de Conners, llamado CPT [1]. Estas tareas utilizan una sencilla labor para realizar un análisis y síntesis de la información para la consecución de una actividad. En el proceso de la evaluación de estas tareas intervendrá la corteza prefrontal, la cual es la sede principal de las funciones ejecutivas. Además, la memoria de trabajo, es importante porque permitirá manipular e integrar información necesaria para tareas cognitivas complejas como por ejemplo la resolución de problemas, mantener una conversación u obtener un óptimo razonamiento.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Memoria de trabajo, memoria a corto plazo, tiempo de respuesta, escaneo visual y velocidad de procesamiento.

Tareas para evaluar la Memoria a Corto Plazo

Las tareas que van a medir la memoria a corto plazo, han sido inspiradas en la prueba de dígitos directos e indirectos de WMS (Wechsler Memory Scale) [2]. Estas pruebas demandan concentración, implicación en la tarea ejecutiva y memoria de trabajo. Para atender a los detalles de una escena o acceder a un recuerdo en un periodo corto de tiempo, necesitamos que nuestras áreas cerebrales respondan con fluidez, actuando la región temporal y la región visual al mismo tiempo. La evaluación de esta área ayudará al profesional a observar cómo el usuario aprende un nuevo conocimiento, comprende el ambiente que nos rodea e incluso cómo facilita el proceso de solución de problemas.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Memoria a corto plazo, percepción espacial, planificación, velocidad de procesamiento y memoria operativa o de trabajo.

Tareas para evaluar la Denominación

Las tareas que evalúan la denominación se han tomado como referencia del test clásico NEPSY, de Korkman, Kirk & Kemp (1998) [3]. Este tipo de tareas van a requerir de otras habilidades al mismo tiempo. Estas habilidades de las que se habla son la integridad de las representaciones semánticas, la memoria visual y en definitiva el uso de las funciones lingüísticas. Cuando identificamos un objeto, previamente debemos de buscarlo en nuestro almacenaje de palabras memorizadas en nuestro cerebro, para posteriormente recrear la imagen mental en una palabra.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Denominación, percepción visual, tiempo de respuesta, memoria contextual y actualización.

Tareas para evaluar la Memoria Visual a Corto Plazo

Esta batería ha sido basada en el test clásico TOMM (Test of Memory Malingering), publicado en 1996 [4]. El conjunto de tareas que integran esta batería, ayudarán a recordar información externa en una imágen mental. Estas tareas serán la codificación, el almacenamiento y la recuperación de las representaciones mentales. La corteza visual será la encargada de obtener información e identificar el objeto que estamos viendo desde las regiones subcorticales. Puesto que la memoria visual es importante para el buen desarrollo cognitivo, existen varias tareas para evaluarlo.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Memoria a corto plazo, tiempo de respuesta, memoria operativa o de trabajo, escaneo visual, percepción espacial, planificación, memoria contextual, actualización, denominación y memoria visual a corto plazo.

Tareas para evaluar la Memoria Auditiva a Corto Plazo

Para evaluar la memoria auditiva a corto plazo se ha inspirado en una de las pruebas clásicas llamada Rey Auditory Verbal Learning Test (RAVLT) of Rey (1964) [5]. Las tareas que miden la memoria auditiva tratan de ajustar la capacidad de la persona para interpretar los estímulos auditivos procedentes del medio. En esta tarea interviene el proceso de extracción del significado de dicha información y seguidamente la capacidad para comprender el mensaje para finalmente realizar la acción memorística correspondiente.

Las Habilidades Congnitvas evaluadas son: Planificación, memoria visual, memoria visual a corto plazo, memoria a corto plazo, percepción espacial, tiempo de respuesta, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento.

Tareas para evaluar la Memoria Contextual

Las tareas de memoria contextual han sido inspiradas en el Test clásico Contextual Memory Test, Toglia (1993) [6]. Se ha demostrado que el deterioro de la memoria contextual está asociado al lóbulo frontal y no necesariamente relacionado con la edad. La tarea pretende acercar al usuario a la capacidad de recordar diferentes aspectos dentro de un mismo contexto, es decir, acercar a la posibilidad de recordar diferentes aspectos de un hecho y luego recordarlo como un conjunto, un todo contextual.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Memoria Contextual, actualización, denominación y tiempo de respuesta.

Tareas para evaluar la Atención Dividida

Esta tarea ha sido elaborada a partir de un test clásico llamado Test Stroop (Stroop, 1935) [7]. Es una tarea que usa procedimientos para poder atender a dos estímulos al mismo tiempo y precisa de la ejecución en un proceso controlado de una tarea novedosa. Cuando existen más de un canal sensorial, la atención se divide, y si no se entrena esta habilidad o no se está preparado para la recepción de dos estímulos, puede existir una sobrecarga de los recursos atencionales y que la atención se dirija únicamente a la tarea más compleja. Cuando se atienden a dos estímulos simultáneamente, se pone en marcha una doble “activación” que irá situada en ambos hemisferios al mismo tiempo.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Atención dividida, actualización y coordinación ojo-mano.

Tareas para evaluar el Enfoque

Esta tarea han sido basadas a partir del test clásico CPT de Conners [1]. Elabora procedimientos para mantener la atención sobre una tarea durante un periodo de tiempo prolongado y dirigir los esfuerzos hacia un foco para conseguir unos resultados determinados. Aumentando los niveles de concentración o enfoque, se aumenta la productividad en la vida social y laboral de una persona.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Enfoque, recontextualización e inhibición.

Tareas para evaluar la Inhibición

Tareas inspiradas a partir del clásico Test Stroop (Stroop, 1935) [7]. Este test evalúa las funciones ejecutivas relacionadas con la planificación, la inhibición y la atención entre otras. Cuando se tienen numerosos estímulos atencionales al mismo tiempo, el cerebro tiende a prestar atención a aquello más relevante y a inhibir lo menos relevante dentro de la tarea. El día a día de una persona está repleto de estimulación, ya sean ruidos, voces, sonidos o cualquier sensación que venga del exterior, pero es en ese momento en el que el cerebro debe discernir entre lo importante y menos importante para actuar en concordancia dentro del contexto.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Inhibición, tiempo de respuesta, rapidez de procesamiento, recontextualización, coordinación ojo-mano y actualización.

Tareas para evaluar la Actualización

El test originario con el que se mide la actualización o flexibilidad cognitiva propiamente dicho, se ha inspirado en el test de Wisconsin Card Sorting Test (WCST) [8]. Las tareas que evalúan la actualización van orientadas a conseguir una mejor adaptación del usuario al medio. Existen varias formas de poder ser flexible a los acontecimientos pero para ello existen un conjunto de procesos cognitivos que ayudan a manejarlo de la forma más adecuada, y estos son los recursos que hay que refozar para conseguir cambios en el entorno. El aprendizaje de la actualización en nuestro comportamiento, se lleva a cabo gracias a la flexibilidad y adaptación que se procesa mediante las conexiones de nuevas redes neuronales llamadas sinapsis. Las personas con esta competencia son más capaces de adquirir nuevas habilidades e incorporarse al entorno de una manera más adecuada y funcional. El objetivo es que la persona consiga responder a los cambios con flexibilidad, se adapte a las circunstancias cambiantes y activen la promoción al cambio.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Actualización, tiempo de respuesta,coordinación ojo-mano, recontextualización e Inhibición.

Tareas para evaluar la Planificación

Las tareas están basadas en varios test cásicos, entre ellos, el test TOL, Torre de Londres, Shallice (1982) [9]. Estas tareas son las encargadas de evaluar como el usuario prevé un acontecimiento y se anticipa a él. El área del cerebro responsable de la planificación y la toma de decisiones es la llamada corteza frontal ventrolateral, región que controla los procesos del pensamiento complejos y ayuda a tomar decisiones, formular metas, distribuir productivamente el tiempo y las acciones cognitivas así como tender a la autoregulación. Evaluar estas áreas cognitivas permite cuantificar aspectos importantes en la capacidad de planificación de objetivos del sujeto.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Planificación, percepción espacial, memoria visual a corto plazo y escaneo visual.

Tareas para evaluar la Recontextualización

El test originario con el que se mide la actualización y recontextualización, se ha inspirado en el test de Wisconsin Card Sorting Test (WCST) [8] y además, elaborada a partir de un test clásico llamado Test Stroop (Stroop, 1935) [7]. Las tareas que evalúan esta área están diseñados además de reorientar al usuario hacia la concentración de un canal de información a otro lo más rápido posible y sin distracciones, ayuda a cambiar el curso de las acciones manteniendo un ritmo constante y exitoso.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Recontextualización, atención dividida, coordinación ojo-mano y actualización.

Tareas para evaluar la Velocidad de Procesamiento

El test que mide la velocidad de procesamiento se ha basado en el test clásico de Conners (CPT) [1] y en la prueba de dígitos directos e indirectos de Wechsler Memory Scale (WMS) [2]. El test de velocidad de procesamiento ha sido elaborado para mejorar la capacidad de procesamiento de la información de forma automática. Se dispone que a mayor velocidad de procesamiento, más eficientemente se asumirá una información nueva. El transcurso del procesamiento consiste en recibir la información, entenderla mediante el procesamiento y posteriormente la respuesta. Si se encuentran resultados deficitarios en esta área, la habilidad para tomar decisiones, el funcionamiento ejecutivo y ejecutar las instrucciones se verán afectadas significativamente.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Velocidad de procesamiento, memoria de trabajo y memoria visual a corto plazo.

Tareas para evaluar el Escaneo Visual

Tarea que está inspirada en el test clásico Hooper Visual Organisation Task (VOT) de Hooper (1983) [10]. La tarea de escaneo visual elabora procedimientos para encontrar la información relevante en un breve periodo de tiempo y de la manera más eficiente posible. Por otro lado, se mide la capacidad de organizar estimulos visuales mediante el movimiento ocular.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Escaneo visual, tiempo de respuesta, coordinación ojo-mano, planificación, percepción espacial y memoria operativa.

Tareas para evaluar la Coordinación Ojo-Mano

El teste para evaluar es habilidad se ha inspirado en el test clásico de Wisconsin Card Sorting Test (WCST) [8] y por el test Stroop [7]. Las tareas elaboradas para evaluar el nivel de coordinación ojo-mano, evalúan las capacidades neuromusculares del usuario a la hora de realizar el ejercicio. Se trata de ajustar los movimientos que relacionan la mano y el acompañamiento visual a un objeto o estímulo. El usuario obtendrá la capacidad de sincronizar la acción de los músculos que producen el movimiento de la mano para poder precisar una velocidad e intensidad adecuada.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: La coordinación ojo-mano, actualización, recontextualización y atención dividida.

Tareas para evaluar el Tiempo de Respuesta

Estas tareas se han inspirado en el Test clásico TOVA [11] para medir el tiempo de respuesta. Estas tareas elaboran procedimientos para medir la velocidad en responder a la aparición de un estímulo simple. Las tareas que evalúan el tiempo de respuesta están relacionadas con el procesamiento de la información, ya que ambos procesos condicionan de cierta manera al aprendizaje y a la atención. La evaluación de esta función ayudará al profesional a observar en el sujeto la capacidad la resolución de problemas, toma de decisiones y la capacidad de elaboración de una mayor cantidad de información en menor tiempo posible interfiriendo en el correcto funcionamiento de las funciones ejecutivas.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Tiempo de respuesta, memoria de trabajo, escaneo visual, coordinación ojo-mano, inhibición, actualización, denominación, percepción visual y memoria contextual.

Tareas para evaluar la Percepción Espacial

Las tareas que miden la percepción espacial han sido inspiradas en el conjunto de Test clásicos de Torre de Londres (TOL) y el test Hooper Visual Organisation Task (VOT) de Hooper (1983) [10]. Estas tareas ayudan a observar la capacidad de desarrollo del esquema corporal del sujeto y permitirá analizar las sensaciones espaciales para poder organizarlas y comprenderlas posteriormente. En resumen, el usuario deberá ser capaz de moverse en el espacio, de poder orientarse y analizar situaciones así como representarlas.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Percepción Espacial, escaneo visual y memoria a corto plazo.

Tareas para evaluar la Percepción Visual

Esta tarea ha sido inspirada en el método de evaluación de la percepción visual de Frosting (1961) (DTVP) [13], el cual integra la percepción visual y la visomotora y completa nociones del test clásico de Korkman, Kirk y Kemp de 1998 (NEPSY) [3]. La tarea se encarga de evaluar, a través de los sentidos, el nivel de percepción de las imágenes, sonidos e incluso sensaciones. Esto permitirá al usuario elaborar e interpretar una información que llega del exterior.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Percepción visual, denominación y tiempo de respuesta.

Tareas para evaluar el Reconocimiento

Esta tarea se ha inspirado en el test de Conners (CPT) [1] y en el test clásico TOMM (Test of Memory Malingering) [4]. Al realizar esta tarea, el usuario obtendrá un resultado de la capacidad para recuperar la información del pasado y poder reconocer aquellos acontencimientos, lugares u objetos que estaban presentes. Por tanto se evaluará la memoria junto a la codificación y la capacidad de almacenamiento.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Reconocimiento, tiempo de respuesta, memoria de trabajo, escaneo visual y percepción espacial.

Tareas para evaluar la Estimación

La estimación como habilidad para encontrar una aproximación sobre el futuro cercano, es medida a partir de varias tareas. Éstas evalúan exclusivamente la estimación o la capacidad de acercarse a una medición o dato aproximado. Cada una de las tareas relacionadas con la estimación, evaluará la capacidad del usuario para valorar la velocidad, la distancia o el tiempo en diferentes parámetros.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Estimación

Tareas para evaluar la Memoria no Verbal

Esta tarea se ha inspirado en el test clásico de Korkman, Kirk y Kemp en 1998 (NEPSY) [3] y del test Memory Malingering (TOMM) [4]. La memoria no verbal, ayuda a almacenar y recuperar representaciones mentales que hayamos retenido con los sentidos. La memoria no verbal tiende a verse afectada cuando el hemisferio derecho se ve dañado. La tarea evalúa la habilidad de almacenamiento temporal de información no verbal y así mismo de las capacidades visoespaciales, que ayudan a la consolidación de la información.

Las Habilidades Cognitivas Evaluadas son: Memoria no verbal, denominación, memoria contextual, actualización, tiempo de respuesta, memoria de trabajo, actualización, memoria visual, percepción visual, reconocimiento y rapidez de procesamiento.

Tareas para evaluar el Campo Visual

Esta tarea, ha sido creada en base al Test Useful Field of Vision (UFOV). La tarea pretende medir la cantidad de información que podemos ver cuando fijamos la mirada en un punto, es decir, todo lo que se puede ver además del objeto en el que se ha centrado la mirada. Por eso, la tarea intenta evaluar todo lo que puedes detectar arriba, abajo y a los lados mientras se tiene la mirada puesta en un solo objeto. Además, se podrá observar y evaluar la velocidad visual que tiene el usuario para detectar un estímulo.

Las Habilidades Cognitivas evaluadas son: Campo visual

Proceso de evaluación

  • Duración: La realización de la Batería de Evaluación Cognitiva durará alrededor de 40 minutos.
  • Puntuación de los resultados: Automatizado.
  • Usuarios a los que va dirigida: Niños (a partir de los 6 años) y adultos.
  • Resultados: Personalizados

Ámbitos neuropsicológicos analizados

Documentación científica: Batería de tareas validada.

Esta herramienta está compuesta por un conjunto de tareas validadas científicamente [14] que evalúan numerosas habilidades cognitivas. Además, la batería cognitiva computerizada se ha basado en los más rigurosos estudios del campo de la neurociencia dando resultados psicométricos muy satisfactorios y una fiabilidad en el estadístico Alpha de Cronbach que ronda el .9.

Tras la realización de la evaluación, el programa de CogniFit crea un resumen de los resultados a partir del conjunto de todas las tareas y de todas las áreas. Gracias a estos resultados, tanto el profesional como el usuario, logrará saber el nivel cognitivo general y específico en cada una de las áreas que se evalúa en el Test Cognitivo.

Los siguientes bloques explican la importancia de evaluar las distintas funciones cognitivas y cuáles son las habilidades que se deben evaluar para obtener un resultado completo del estado de salud cognitiva del usuario.

MEMORIA

Es una de las facultades más importantes para el ser humano, gracias a ella se puede almacenar representaciones internas del conocimiento en nuestro cerebro y retener acontecimientos del pasado o del momento presente. Este proceso se lleva a cabo a través del aprendizaje, el cual, hace que la memoria se codifique temporalmente en circuitos neuronales. El objetivo de la memoria sería recuperar la información almacenada y exponerla en las diferentes situaciones, ya que sin ella las vivencias y experiencias del pasado se perderían para el individuo.

El hipocampo del cerebro dispone de las diferentes funciones memorísticas, esta será el área que se debe reforzar para obtener unos resultados favorables de la memoria. Con la Evaluación Cognitiva (CAB) de CogniFit se podrá obtener un resultado sobre el estado de la memoria de cada usuario.

Estas son cada una de las áreas que conforman la memoria y que serán evaluadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

ATENCIÓN

La atención es la capacidad humana que acompaña a todo proceso cognitivo y que se encarga de procesar información que proviene de los estímulos externos o internos y de asignar aquellos recursos que permitan una correcta asimilación del entorno. Al mismo tiempo, la atención influye directamente a otros procesos cognitivos como la memoria o la percepción.

La atención es un mecanismo neuronal compuesto por un conjunto de conexiones neuronales tanto corticales como subcorticales que se encuentran predominantemente en el hemisferio derecho. La atención ayuda al ser humano a numerosas funciones de la vida diaria, como focalizar la conciencia, filtrar o desechar información del ambiente además de ejercitar otras funciones cognitivas como la memoria o la percepción.

Estas son cada una de las habilidades cognitivas que conforman la atención y que serán calculadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

PERCEPCIÓN

La percepción es la cualidad cognitiva encargada del reconocimiento e interpretación de los estímulos sensoriales que recibimos a través de los sentidos. Utilizamos la percepción para dar sentido a las sensaciones, dándole un significado y un orden. Para elaborar un proceso cognitivo, la percepción se coloca en primer lugar, es decir, en el momento en el que la primera información recibida por nuestros sentidos es transformada por un elemento reconocido y comprensible por nuestra conciencia. Para que el proceso se realice adecuadamente será necesario un proceso de asimilación y de comprensión de la información recibida por el exterior.

La percepción será un elemento importante para el análisis que realiza el ser humano del mundo que le rodea, el proceso perceptivo de la persona será único en cada uno. Para que el ser humano recurra a realizar el proceso de percepción e interpretación, se debe de recurrir a la memoria como elemento principal que interviene en el proceso.

Estas son cada una de las habilidades cognitivas que conforman la percepción y que serán calculadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

COORDINACIÓN

Cuando se habla de coordinación, es el término referido a la acción de trabajo de una serie de elementos para realizar una acción en conjunto. La coordinación tiene como objetivo el de generar unos resultados a partir de diversas tareas que formarán parte de un proceso con un fin determinado.

La parte del cerebro encargada de la coordinación es el cerebelo, el cual autoriza a la información que recogemos del exterior a que llegue a nuestro cuerpo adecuadamente. Ayuda a mantener una unión y coherencia entre los estímulos y la realización de la acción que corresponda. En un principio, el objetivo será aprender la acción para posteriormente automatizarla para que exista una regulación en nuestro cerebro.

Estas son cada una de las habilidades cognitivas que conforman la coordinación y que serán calculadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

RAZONAMIENTO

El razonamiento es el proceso cognitivo por el cual la persona organiza y estructura sus ideas para obtener una conclusión determinada. Gracias al razonamiento, la persona mostrará una coherencia interna a su discurso y pensamiento. La habilidad de razonar está formada por un conjunto de oraciones con desarrollo y conclusión, las cuales siguen un hilo conductor que hace que se conecten entre sí, obteniendo una lógica en las premisas. En otras palabras, es la explicación que crea una persona sobre un tema en concreto. Al razonamiento le acompañan la lógica y la comprensión.

Para una persona, el razonamiento será un área importante a evaluar, ya que ayuda a argumentar nuestro diálogo, establecer principios de clasificación, relacionar, ordenar y planificar nuestras ideas y acciones siguiendo una lógica.

Estas son cada una de las áreas que conforman el razonamiento y que serán calculadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

Estas son cada una de las habilidades cognitivas que conforman el razonamiento y que serán calculadas en la Evaluación Cognitiva de CogniFit.

Documentación científica

Cada una de las tareas que expone la Batería de Evaluación Cognitiva (CAB) ha sido validada bajo el método científico basado en la evidencia para proporcionar una evaluación efectiva del cerebro y de su estado cognitivo general.

Las investigaciones han demostrado que el programa de CogniFit tiene una alta validez en la evaluación del estado cerebral y en las funciones cognitivas. Además, se ha diseñado para validar cada una de las áreas cognitivas del usuario y para obtener a partir de unos exhaustivos resultados las puntuaciones del nivel cognitivo cerebral del usuario.

El objetivo que propone la batería será el proporcionar al profesional y al usuario una herramienta de evaluación cognitiva en la que, a partir de los resultados obtenidos en la evaluación cognitiva, se obtengan unas puntuaciones promedias de cada una de las habilidades cognitivas que se miden. La evaluación obtendrá cuáles son las áreas psicológicas más fuertes y cuáles son las debilidades cognitivas de cada usuario.

Medición y resultados de la ejecución de las pruebas cognitivas

La evaluación, tal y como se ha dicho antes, está compuesta por un conjunto de tareas. Al inicio de cada una de ellas aparecerán unas instrucciones. El usuario deberá leerlas atentamente para realizar con éxito cada tarea.

Una vez completado la batería de evaluación, el programa de CogniFit obtendrá unos resultados generales y específicos del nivel cognitivo del usuario. Además, el programa garantiza una gran eficacia gracias a la supervisión de los resultados del usuario y el ajuste de las tareas a tiempo real.

Los resultados que se obtengan en cada evaluación serán comparados con el percentil que corresponda a cada rango de edad. Es decir, la edad será una variable muy importante para concluir los resultados y por tanto el nivel cognitivo del usuario.

Gracias a la presentación gráfica de los resultados, el profesional podrá obtener un completo análisis del nivel cognitivo del usuario, el cual se presentará en gráficas o tablas para permitir que desde la experiencia, se concluyan los resultados y por tanto un diagnostico determinado.

Resultados de las habilidades en tablas.

En esta primera imágen de los resultados, se observan las áreas más desarrolladas (en verde), las áreas con puntuaciones medias (en amarillo) y las áreas más deficitarias (en rojo), las cuales se debería prestar mayor atención. Si el profesional o el usuario pincha en cualquiera de las áreas, podrá obtener una información más rigurosa de las puntuaciones.

Resultados en gráficas en comparación con el resto de la población.
Resultados en gráficas en comparación con personas del mismo rango de edad.

En la tercera y cuarta imágen se observan los resultados del usuario en comparación con el resto de la población y con las personas del mismo rango de edad. Al presentarse en forma de Curva de Gauss, las puntuaciones que se sitúen en medio de la campana, serán las puntuaciones medias.

Evolución cognitiva de los resultados

En la imágen de la grafica, el profesional podrá observar la evolución del estado cognitivo de la persona según el número de sesiones. En un primer lugar se observa cómo la puntuación de la gráfica aumenta a partir de la tercera sesión por el efecto del aprendizaje de las tareas, pero a partir de las siguientes sesiones se ajusta y refula a unos resultados promedios. Esta alteración de los resultados será algo común entre las puntuaciones de los usuarios.

Referencias

[1] Conners, C. K. (1989). Manual for Conners’ rating scales. North Tonawanda, NY: Multi-Health Systems.

[2] Wechsler, D. (1945). A standardized memory scale for clinical use. The Journal of Psychology: Interdisciplinary and Applied, 19(1), 87-95

[3] Korkman, M., Kirk, U., & Kemp, S (1998). NEPSY: A developmental neuropsychological assessment. Psychological Corporation. Korkman, M., Kirk, U., & Kemp, S (1998). Manual for the NEPSY. San Antonio, TX: Psychological corporation.

[4] Tombaugh, T. N. (1996). Test of memory malingering: TOMM. North Tonawanda, NY: Multi-Health Systems.

[5] Rey. Schmidt, M. (1994). Rey auditory verbal learning test: a handbook. Los Angeles: Western Psychological Services.

[6] Toglia, J. P. (1993). Contextual memory test. Tucson, AZ: Therapy Skill Builders.

[7] Stroop, J. R (1935). Studies of interference in serial verbal reactions. Journal of experimental psychology, 18(6), 643.

[8] Heaton, R. K. (1981). A manual for the Wisconsin card sorting test. Western Psycological Services.

[9] Shallice, T (1982). Specific impairments of planning. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 298(1089), 199-209.

[10] Hooper, E. H. (1983). Hooper visual organization test (VOT).

[11] Greenberg, L. M., Kindschi, C. L., & Corman, C. L. (1996). TOVA test of variables of attention: clinical guide. St. Paul, MN: TOVA Research Foundation.

[12] Asato, M. R., Sweeney, J. A., & Luna, B (2006). Cognitive processes in the development of TOL performance. Neuropsychologia, 44(12), 2259-2269.

[13]Goh, D. S., & Swerdlik, M. E. (1985). FROSTIG DEVELOPMENTAL TEST OF VISUAL PERCEPTION. Test critiques, 2, 293.

[14] Peretz C, AD Korczyn, E Shatil, V Aharonson, Birnboim S, N. Giladi - Basado en un Programa Informático, Entrenamiento Cognitivo Personalizado versus Juegos de Ordenador Clásicos: Un Estudio Aleatorizado, Doble Ciego, Prospectivo de la Estimulación Cognitiva - Neuroepidemiología 2011; 36:91-9.

Escribe tu dirección de correo electrónico