Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_campo-visual_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar el campo visual

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar el campo visual y otras habilidades cognitivas

loading

¿Qué es el campo visual?

El campo visual se puede definir como el espacio en el que nuestro sistema visual puede detectar la presencia de estímulos. Es decir, el campo visual es aquello que nuestro ojo puede ver cuando fijamos la mirada en un punto estático; lo que incluye el punto en el que posamos la vista y sus alrededores (periferia). El campo visual nos permite percibir nuestro entorno en el día a día.

Los límites normales del campo visual son:

  • Porción nasal: Se refiere al espacio que va del centro del campo de visión hacia la nariz. El límite normal en esta parte del campo visual es de 60º (eje horizontal).
  • Porción temporal: hace referencia al espacio que va del centro del campo de visión hacia la oreja. El límite normal en esta parte del campo visual es de 100º (eje horizontal).
  • Porción superior: Espacio que va del centro del campo de visión hacia arriba. El límite normal en esta parte del campo visual es de 60º (eje vertical).
  • Porción inferior: Espacio que va del centro del campo de visión hacia abajo. El límite normal en esta parte del campo visual es de 75º (eje vertical).

Una disminución de estos límites del campo visual conllevaría la reducción de aquello que una persona puede ver al fijar la mirada en un punto, con las dificultades que eso puede conllevar a la hora de desplazarse por su entorno.

Ejemplos de Campo visual

  • A la hora de conducir, tener un campo visual en buen estado es imprescindible para reducir situaciones de riesgo al volante. Cuando vamos a adelantar, tenemos que dirigir la mirada a los retrovisores y al carril al que nos queremos incorporar, pero sin dejar de atender al frente. El que podamos mirar a un retrovisor y ver a la vez la carretera que tenemos ante nosotros es gracias al campo visual.
  • Cuando estamos en clase, es esencial poder ver toda la pizarra o el libro con un solo vistazo para no perder ningún detalle. Sin las adaptaciones pertinentes, un campo de visión reducido puede ser un problema para el rendimiento académico de una persona.
  • En aquellos trabajos con un mayor componente visual, el campo visual tiene un peso primordial. Algunos empleos, como un guardia de seguridad, no sólo necesita poder ver todo su alrededor, sino que necesita hacerlo de manera rápida y eficiente. Un buen campo visual es necesario, por tanto, para esta clase de trabajos.
  • Si estás haciendo la comida y tienes a tu cargo un niño pequeño, necesitas ser capaz de “mirar por el rabillo del ojo” lo que hace, al tiempo que cocinas. El campo visual nos permite ver al niño mientras centramos la mirada en la comida, es decir, nos permite ser eficiente y realizar ambas actividades al mismo tiempo.

Patologías y trastornos asociados a problemas en el campo visual

Un deterioro del campo visual suele presentarse como una pérdida de visión o ceguera en algún área específica del campo visual. El problema que provoca tal deterioro puede venir dado por alteraciones a distintos niveles:

  • Nivel ocular: Una lesión en los receptores de la retina puede provocar una ceguera en el área equivalente del campo visual.
  • Nivel de vías: Una lesión en los axones de las neuronas que llevan la información del ojo al cerebro también podría producir una reducción del campo visual. Es importante señalar que, dependiendo de a qué altura se produzca el daño (antes o después del quiasma óptico), el patrón de ceguera va a resultar bastante distinto.
  • Nivel cerebral: Una lesión de las áreas primarias de la visión (situadas en el lóbulo occipital) pueden producir una reducción del campo visual semejante a la que produciría una lesión ocular, dada la retinotopía cerebral. No obstante, el patrón de ceguera sería invertido (tanto en eje horizontal, como en eje vertical).

El tipo de daño que puede alterar el campo visual varía en función del nivel al que se produzca. Lo más habitual suele ser tumores cerebrales, ictus o trastornos craneoencefálcios (todos ellos a nivel cerebral). No obstante, hay una gran variedad de trastornos que pueden afectar al campo visual, como el glaucoma, la diabetes, la esclerosis múltiple, el hipertiroidismo, un desprendimiento de retina, un glioma óptico, la hipertensión, etc.

Estas patologías pueden producir diferentes tipos de trastornos, como el escotoma (una mancha o falta de visión en forma de punto de diferente tamaño, generalmente situado en el centro del campo visual) o la hemianopsia (ceguera de la mitad del campo visual. Puede ser de diferentes tipos, dependiendo de las áreas del campo visual afectadas).

¿Cómo medir y evaluar el campo visual?

El campo visual nos permite percibir una gran cantidad de estímulos de nuestro entorno sin necesidad de desviar la mirada de un punto, permitiendo realizar con fluidez muchas de las actividades de nuestro día a día. Así, la evaluación de nuestro campo visual (campimetría) puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos académicos (saber si algún alumno va a tener problemas a la hora de ver la pizarra), en ámbitos clínicos (saber si un paciente va a poder conducir vehículos) o en ámbitos profesionales (saber si un trabajador puede desempeñar adecuadamente trabajos con un alto componente visual, como el de guardia de seguridad o transportista).

Mediante una completa evaluación neuropsicológica podemos medir el campo visual y las diferentes habilidades cognitivas. El test que ofrece CogniFit para evaluar el campo visual está basado en el test Useful Field of Vision (UFOV) y en otras baterías de evaluación neuropsicológicas que miden el campo visual. Este test se centra exclusivamente en medir el campo de visión, aunque se requiere de atención, memoria visual a corto plazo, percepción visual y percepción espacial.

  • Test de Capacidad Visual WIFIVI: En el centro de la pantalla aparecerá una silueta y desaparecerá rápidamente. Acto seguido aparecerá dicha silueta acompañada de otras dos, en orden aleatorio y deberemos seleccionar cuál era la silueta presentada en primer lugar. El tiempo durante el que se muestra la primera silueta cada vez será menor. Conforme se avance en dificultad, además se exigirá que, además de la silueta central, es necesario recordar la posición de otra silueta que aparecerá por los bordes.

¿Cómo rehabilitar o mejorar el campo visual?

El campo visual, en algunos casos, puede mejorarse mediante el entrenamiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación del campo visual y de las capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en el campo visual y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, estimulando frecuentemente el campo visual, podrá ser mejorado.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación del reconocimiento y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para mejorar el campo visual y las funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar el campo visual. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar esta función cognitiva. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Se puede acceder al programa de estimulación cognitiva de CogniFit mediante internet. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico