Iniciar sesión
o
Regístrate y empieza a entrenar

o
* Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.
Deterioro Cognitivo Leve

Deterioro Cognitivo Leve

Mark Spencer, de 72 años, Detroit, comienza a olvidar cosas importantes. Le abruma tener que tomar decisiones y le cuesta mucho planificar las tareas y quehaceres diarios. A veces, se desorienta en los alrededores de lugares que conoce bien. En otras ocasiones, es incapaz de seguir una conversación y de reflexionar con calma y razonablemente sobre cualquier problema. Su mejor amigo, Jim, y su esposa, Mira, han notado todos estos cambios. Mark se encuentra cada vez peor, pero todavía puede llevar una vida normal e independiente. Sin embargo, está cada vez más preocupado por su salud mental y, finalmente, ha caído en una depresión.

Mark podría estar experimentando los síntomas del deterioro cognitivo leve (DCL), una enfermedad de deterioro cognitivo que, aunque no afecta a la capacidad para mantener una vida independiente, es más grave que el declive cognitivo que caracteriza el envejecimiento normal. El DCL puede estabilizarse y permanecer sin cambios durante años. Sin embargo, aproximadamente el 100e los individuos con deterioro cognitivo leve desarrollarán Alzheimer. En otros casos, el DCL se ha demostrado que mejora con el tiempo. Sus causas no se comprenden bien, pero los análisis de las autopsias indican que los cerebros de algunas personas con deterioro cognitivo leve han sido sometidos a cambios biológicos similares a los observados en la enfermedad de Alzheimer, tales como la formación de placas y los ovillos neurofibrilares, los cuerpos de Lewy, y la pérdida de volumen del hipocampo. Los estudios han demostrado una relación entre el deterioro cognitivo leve y apoplegías leves, la reducción del flujo sanguíneo y del uso de glucosa. Las enfermedades como el colesterol alto, la diabetes, la presión arterial alta, el tabaquismo, la falta de ejercicio y la falta de interacción social también han sido vinculadas a DCL. El principal factor de riesgo para el deterioro cognitivo leve es la edad avanzada. Un segundo factor de riesgo es la presencia de un gen llamado APOE-e4. No hay ningún medicamento aprobado por la Food and Drug Administration para el tratamiento de DCL. Sin embargo, en ocasiones, los médicos y especialistas pueden prescribir medicamentos utilizados para la enfermedad de Alzheimer.

Afortunadamente, la investigación sobre la prevención y la estabilización del DCL ha dado importantes resultados. Un influyente artículo publicado recientemente en Nature describe pruebas que demuestran que el ejercicio físico, el entrenamiento cerebral, las relaciones sociales y una dieta saludable, llevan a un menor riesgo de deterioro cognitivo, deterioro cognitivo leve o demencia. En particular, el autor analiza los resultados de los estudios científicos sobre el entrenamiento cerebral:

"Entrenamiento cerebral: investigadores canadienses utilizaron una resonancia magnética funcional para analizar la actividad cerebral en 15 personas con deterioro cognitivo leve. Después de un programa de una semana diseñado para enseñar a los participantes nuevas estrategias de memoria, se produjo una activación en varias regiones cerebrales adicionales durante las pruebas de memoria, lo que sugiere que las zonas intactas del cerebro fueron capaces de hacerse cargo de las áreas dañadas. Los participantes también obtuvieron mejores resultados en las pruebas. Muchos estudios sobre la estimulación cognitiva y la demencia hacen uso de los juegos de ordenador diseñados para potenciar las habilidades mentales. Tales intervenciones de entrenamiento cerebral producen resultados positivos en las personas con la enfermedad de Alzheimer y enfermedades relacionadas."[1]

Es muy importante mantener tu cerebro sano y entrenado para retrasar su deterioro el mayor tiempo posible. Ya que las personas con deterioro cognitivo leve parecen tener una mayor probabilidad de progresar hacia la demencia y la enfermedad de Alzheimer, es importante tomar medidas para mantener un cerebro sano.

[1] Deweerdt, S. La actividad es la mejor medicina. ¿Pueden realmente el ejercicio, la interacción social y la dieta mediterránea mantener a raya el deterioro cognitivo de la enfermedad de Alzheimer? | 14 de Julio de 2011 | Vol. 474 | Naturaleza | S17

Escribe tu dirección de correo electrónico