Sobre Cookies en esta página web

Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia online. Al continuar utilizando este sitio sin cambiar sus preferencias de cookies, asumiremos que acepta nuestro uso de cookies. Para obtener más información o cambiar sus preferencias de cookies, visite nuestra política de cookies.

Aceptar
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate

Confirma que los entrenamientos y/o evaluaciones son para tu propio uso.Vas a crear una cuenta personal. Este tipo de cuenta está diseñada para ayudarte a evaluar y entrenar tus habilidades cognitivas.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para tus pacientes.Vas a crear una cuenta de gestión de pacientes. Esta cuenta está diseñada para ayudar a los profesionales de la salud (médicos, psicólogos...) al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos.

Confirma que quieres ofrecer entrenamientos y/o evaluaciones cognitivas a tus familiares o amigos.Vas a crear una cuenta de familia. Esta cuenta está diseñada para dar acceso a las evaluaciones y entrenamientos de CogniFit a tus familiares.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para los participantes de un estudio de investigación.Vas a crear una cuenta de investigación. Esta cuenta está especialmente diseñada para ayudar a los investigadores con sus estudios en las áreas cognitivas.

Confirma que deseas acceder a entrenamientos y evaluaciones cognitivas para tus alumnos.Vas a crear una cuenta de gestión de alumnos. Esta cuenta está diseñada para ayudar al diagnóstico e intervención de desórdenes cognitivos de niños y jóvenes estudiantes.

Para tu propio uso (a partir de 16 años)

loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_stroke-training_social_picture

Rehabilitación del ictus. Ejercicios digitalizados para ayudar a tratar las secuelas cognitivas de un accidente cerebrovascular (ACV)

Accede a tareas clínicas de rehabilitación y estimulación de la función cerebral para tratar las secuelas del ictus, y ayudar a favorecer la autonomía y recuperación tras un derrame o accidente cerebrovascular (ACV). Protocolo terapéutico de neurorrehabilitación online dirigido a pacientes, cuidadores, y profesionales del sector salud.

  • Accede a un programa digitalizado de actividades y ejercicios de rehabilitación personalizados

  • Ayuda a restaurar o compensar las secuelas cognitivas derivadas del ictus y a favorecer la recuperación

  • Descubre un completo informe de resultados, progresos y evolución

loading

Líderes en estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica del ictus.

Los ejercicios y tareas digitalizadas que ofrece CogniFit para ayudar a la recuperación cognitiva tras un ictus, permiten estimular y rehabilitar algunas de las principales secuelas del ictus, como la coordinación oculomotora, la denominación, la percepción (visión y audición), la memoria, la capacidad para prestar atención o la capacidad para planificar.

Los pacientes que reciben un tratamiento de rehabilitación cognitiva de forma temprana tras sufrir un ictus o accidente cerebrovascular (ACV) muestran una mayor sensibilidad a los beneficios del tratamiento, pudiendo reducir, compensar, e incluso restaurar el daño cerebral.

Los ejercicios de rehabilitación que ofrece CogniFit, han sido diseñados por profesionales, y están dirigidos a potenciar la plasticidad cerebral y ayudar a compensar o restaurar algunas de las principales secuelas cognitivas. Practicar estos ejercicios puede ayudar a favorecer la recuperación, mejorar la autonomía y calidad de vida de los pacientes que han sufrido un derrame o accidente cerebrovascular y muestran secuelas leves-moderadas.

Las diferentes tareas y ejercicios de neurorehabilitación de CogniFit están agrupados dentro de un protocolo terapéutico totalmente automatizado, personalizado, y accesible. Este programa puede ser gestionado por el propio paciente que ha sufrido un ictus, por sus cuidadores o familiares, y por profesionales del sector salud. Para empezar a utilizar o a aplicar este programa de rehabilitación, simplemente tienes que registrarte, crear tu cuenta y seguir los pasos. No se requieren conocimientos informáticos, y en cualquier momento puedes contactar con profesionales que te ayudarán a resolver todas tus preguntas.

Para obtener unos resultados óptimos se recomienda practicar este protocolo terapéutico 3 veces por semana al menos durante 6 meses. La duración de cada sesión de rehabilitación cognitiva es de aproximadamente 20 minutos. Durante este tiempo, CogniFit presentará automáticamente una batería de ejercicios específicos y personalizados, adaptados a la lesión o secuelas específicas de cada paciente. La dificultad de los ejercicios de neurorehabilitación se va adaptando a medida que la persona entrena.

¿A quién está dirigido?

El entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus ha sido diseñado para que resulte fácil de usar y accesible incluso para personas que no estén familiarizadas con programas de intervención cognitiva.

Para aplicar o realizar los ejercicios de estimulación o rehabilitación cognitiva de CogniFit no es necesario tener conocimientos específicos sobre ciencia o informática. Este programa puede ser gestionado por el propio paciente que ha sufrido un infarto cerebral y presenta secuelas leves, por familiares o cuidadores, profesionales del sector salud e investigadores:

Personas que han sufrido un ictus -Ejercitar y recuperar mi estado cognitivo tras un accidente cerebrovascular (ACV)-:

CogniFit está indicado para cualquier persona que haya sufrido un ictus y presente secuelas leves o moderadas. Los ejercicios de rehabilitación de CogniFit para la recuperación cognitiva tras una embolia cerebral han sido diseñados para estimular la plasticidad cerebral del paciente y reforzar sus principales habilidades cognitivas. Mejorar estas funciones puede ayudar a mejorar la autonomía y calidad de vida de la persona.

Los ejercicios que ofrece el entrenamiento de CogniFit para ayudar a tratar las consecuencias de la trombosis o accidente cerebral se adaptan automáticamente al nivel y a las secuelas cognitivas concretas del usuario, atendiendo a las capacidades cognitivas más afectadas. En cada sesión de entrenamiento, el programa procesa los resultados cognitivos obtenidos y genera de manera autónoma un plan de ejercicios de rehabilitación cognitiva diseñado exclusivamente para el usuario y para sus problemas específicos. Conforme se avanza, los estímulos de las actividades del entrenamiento incrementan las exigencias cognitivas, siempre en función del estado del usuario.

Las actividades de CogniFit para la rehabilitación del ictus representan una tecnología líder en la estimulación de las capacidades cognitivas alteradas, y son un excelente complemento para realizar durante la neurorrehabilitación cognitiva.

Familiares o cuidadores -Ayudar a mi familiar con daño cerebral derivado de un ictus a recuperar o favorecer su salud cognitiva-:

Es común que la persona que ha sufrido el ictus no sea capaz de valerse por sí sola, al menos, en las primeras etapas de la recuperación, por lo que la familia y los cuidadores tienen un papel crucial para proporcionarles apoyo. Es por esto que quizás el familiar prefiera gestionar el entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus o apoplejía cerebral. La plataforma familiar resulta muy fácil de utilizar y permite a cualquier allegado o cuidador gestionar y aplicar un entrenamiento cognitivo apropiado, incluso si no se poseen conocimientos especializados.

Con este programa podemos regular y gestionar desde nuestro ordenador el régimen de entrenamiento cerebral que podrá hacer nuestro familiar en su hogar o el centro de rehabilitación donde se encuentre.

Profesionales del sector salud -Aplicar estimulación y rehabilitación cognitiva a los pacientes que han sufrido algún ictus-:

Los médicos, psicólogos y otros profesionales de la salud pueden valerse de este instrumento profesional de rehabilitación y estimulación cognitiva para trabajar las alteraciones cognitivas de los pacientes con ictus, ya sea desde la propia consulta, o a distancia.

CogniFit da la posibilidad de comparar los datos normalizados de los pacientes con su población de referencia, lo que facilita la comprensión de los problemas específicos del usuario que han aparecido como consecuencia de un ictus. Conocer el patrón de debilidades y fortalezas puede ayudar a planificar el tratamiento del paciente y a monitorizar su progreso.

El entrenamiento cerebral de CogniFit puede aplicarse tanto en la propia consulta, como de manera remota en su domicilio. El profesional puede programar el intervalo entre sesiones y siempre tendrá acceso a un completo informe de resultados, esfuerzo, progreso y evolución cognitiva del paciente.

Investigadores y científicos -Investigar las funciones cerebrales a través del estudio de las diferentes alteraciones cognitivas sufridas tras un ictus-:

El entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus ha sido pensado para ayudar a científicos e investigadores a realizar estudios científicos acerca del daño cerebral, de la rehabilitación de pacientes tras un ictus y de la plasticidad cerebral inducida por terapias a este tipo de pacientes.

La plataforma para investigadores de CogniFit está enfocada en la optimización del proceso de recogida, gestión y análisis de los datos obtenidos durante el entrenamiento, ahorrando tiempo a los pacientes y al equipo investigador.

Además, la herramienta de CogniFit para Investigadores dispone de un grupo control que propone tareas diferentes a las del “grupo normal”, y siempre al nivel más bajo de dificultad. Esto permite crear de manera cómoda diseños experimentales más completos.

¿En qué casos es recomendable utilizar el Entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit?

Las alteraciones cognitivas pueden ser muy distintas de un paciente a otro, en función de qué áreas del cerebro se vean afectadas por el ictus. En algunos casos, la afectación puede ser leve y apenas detectable, pero el daño cerebral provocado por el ictus puede llegar a incapacitar completamente a la persona, afectando a todas las capacidades cognitivas, al estado de ánimo, a la personalidad y a las capacidades físicas. Esta variabilidad tan notable puede hacer que no sepamos bien cuándo es necesario aplicar el entrenamiento cognitivo de CogniFit.

Iniciar el tratamiento cognitivo de manera precoz, puede ayudar a recuperar o compensar el daño en las capacidades cognitivas, especialmente en los seis primeros meses tras el ictus. Por esto, CogniFit recomienda aplicar el entrenamiento cuando se detecte alguno de estos casos:

Haber sufrido un ictus leve:

A pesar de que las consecuencias del ictus no hayan sido muy devastadoras y que la persona pueda valerse por sí sola, es altamente probable que haya habido algún tipo de alteración cognitiva no detectada. CogniFit, gracias a su gran sensibilidad, podrá detectar las capacidades cognitivas alteradas y entrenarlas a pesar de que el daño haya pasado desapercibido.

Haber sufrido un ictus grave:

La rehabilitación posterior al ataque cerebral grave es esencial para maximizar la autonomía del paciente. Las capacidades cognitivas se verán altamente alteradas, lo que puede dificultar la recuperación tras un ictus. Es recomendable aplicar el entrenamiento de CogniFit para después de un ictus en cuanto la persona disponga de las capacidades mínimas necesarias para realizar el entrenamiento. Esto, unido al resto de tratamientos pertinentes, puede favorecer la recuperación tras el ictus en los diferentes niveles.

Sospecha de haber sufrido un ictus:

El ictus a veces puede no causar daños detectables a primera vista, por lo que es posible que no se acuda siquiera a urgencias. Con el tiempo, es posible detectar en pruebas médicas ictus sufridos años atrás sin que nos hayamos percatado de ello. Por esto, si se detecta un deterioro repentino de alguna capacidad cognitiva que haya estado en buenas condiciones hasta el momento, es recomendable aplicar este entrenamiento, además de acudir al médico.

Si no se ha recibido rehabilitación cognitiva tras un ictus:

Si se ha sufrido un ictus pero la falta de medios han impedido aplicar una rehabilitación cognitiva apropiada, realizar el entrenamiento de CogniFit puede ayudar a reorganizar el cerebro después de un ictus.

Si se quiere mantener la rehabilitación cognitiva tras salir de la clínica de rehabilitación para no perder los avances:

Es común que las personas que han sufrido un ictus quieran seguir estimulando su cerebro tras el alta, llevando una rehabilitación en casa tras el ictus. La disposición online de CogniFit es perfecta para poder mantener este tratamiento de rehabilitación para el ictus desde cualquier lugar.

Para continuar fortaleciendo las capacidades cognitivas, a pesar de haber conseguido una rehabilitación completa:

Incluso cuando se ha recuperado la funcionalidad previa al accidente cerebrovascular, podemos querer mantener la estimulación cognitiva para optimizar el estado de estas capacidades.

Si se siguen observando problemas específicos tras un ictus:

Este programa para minimizar las secuelas de los pacientes con ictus puede enfocarse en problemas específicos que no hayan logrado una recuperación o compensación adecuada. Por ejemplo, es posible mejorar los problemas de comunicación derivados del ictus, pero ver que la memoria visual del paciente sigue estando por debajo de lo normal. El entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit puede centrarse en este tipo de problemas para profundizar en algunas de las áreas que no han logrado optimizarse.

Tecnología líder

CogniFit utiliza tecnología científica líder que puede ayudar a los pacientes a minimizar las secuelas cognitivas y a recuperarse después de un ictus.

Existe un creciente interés en practicar ejercicios y actividades dirigidas a rehabilitar y ayudar a tratar los problemas cognitivos. En los últimos años hemos visto que se ha multiplicado la oferta de programas y terapias dirigidas a “reorganizar” el cerebro después de un ictus. Sin embargo, no todos los programas de estimulación o rehabilitación cognitiva para recuperarse después de un accidente cerebrovascular (ACV) son válidos.

CogniFit es la herramienta líder global entre las técnicas de rehabilitación cognitiva contra las secuelas del ictus. Este instrumento clínico y multi-dimensional contiene diversos ejercicios de rehabilitación y es utilizado por centros de rehabilitación, hospitales, familias, cuidadores y pacientes, universidades y equipos científicos de todo el mundo.

El protocolo terapéutico digitalizado que ofrece CogniFit se sirve de la plasticidad cerebral para trabajar las secuelas cognitivas que pueden aparecer tras el ictus y ayudar a favorecer la autonomía. Su sistema patentado destaca por sus funcionalidades y usabilidad:

  • Evaluación cuantitativa validada en cada sesión de entrenamiento: La tecnología de CogniFit incluye una evaluación cuantitativa validada en cada sesión de entrenamiento o rehabilitación que mide con precisión las capacidades más comúnmente alteradas tras un ictus. De esta forma, es fácil seguir la evolución de la recuperación y detectar los puntos fuertes o débiles. La puntuación está normalizada por grupo demográfico: sexo y edad.
  • Personalización de la intervención cognitiva: Una vez determinadas las debilidades y fortalezas cognitivas, CogniFit emplea algoritmos patentados y tecnología de inteligencia artificial (IA) que permiten asignar automáticamente a las personas con problemas cognitivos y emocionales tras el daño cerebral adquirido un programa personalizado de rehabilitación cognitiva centrado en la mejora o recuperación de las funciones cognitivas dañadas. CogniFit se encarga de ajustar el régimen de rehabilitación cognitiva a las necesidades de cada usuario.
  • Variedad y novedad: CogniFit introduce variedad en todos sus ejercicios de entrenamiento cerebral en cada entrenamiento, de modo que se evita la monotonía y se optimiza la motivación.
  • Desafío: CogniFit estimula las habilidades fundamentales alteradas después de un accidente cerebrovascular. Los diferentes juegos de estimulación cognitiva para la recuperación de un derrame cerebral de los que se compone esta herramienta se adaptan al desempeño de cada usuario, ofreciendo siempre un nivel de dificultad creciente y adaptado a sus necesidades. Cada tarea de entrenamiento está configurada para que la dificultad aumente conforme lo hace la capacidad del usuario, o disminuya si el usuario no es capaz de llevarla a cabo. De esta forma, las actividades resultan un esfuerzo que no llega a frustrar, pues se ajustan a las características personales de cada usuario (edad, déficits y/o deterioros cognitivos, etc.).

Habilidades cognitivas que entrena

El ictus puede presentar un patrón de alteraciones cognitivas de lo más variado, pudiendo llegar a ser único en cada caso. Por esto, el entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit ha escogido las alteraciones cognitivas más comunes en este tipo de daño cerebral:

Atención

  • Atención focalizada: Capacidad que tiene nuestro cerebro para centrar nuestro foco atencional en un estímulo objetivo, independientemente del tiempo que dure dicha fijación. Un daño cerebral en la corteza parietal puede provocar una incapacidad de la persona para detectar estímulos y atender a cuento ocurra en el lado contralateral de la lesión, lo que es conocido como heminegligencia contralateral.
  • Inhibición: Capacidad para inhibir o controlar las respuestas impulsivas (o automáticas), y generar respuestas mediadas por la atención y el razonamiento. Es posible que, tras un ictus, las personas experimenten una desinhibición, tanto cognitiva, como social o conductual.

Percepción

  • Percepción espacial: Capacidad que tiene el ser humano de ser consciente de su relación con el entorno en el espacio que nos rodea y de nosotros mismos. Las capacidades visoperceptivas, visoespaciales y visoconstructivas pueden verse alteradas tras un ictus, provocando agnosias o problemas a la hora de interactuar con el entorno.

Memoria

  • Denominación: Capacidad de referirnos a un objeto, persona, lugar, concepto o entidad por su nombre. Para denominar un objeto necesitamos “acudir” al almacén léxico de nuestro cerebro, encontrar la palabra concreta que estamos buscando y producirla. Las personas que han sufrido un ictus pueden presentar, además de amnesia, dificultades para encontrar el nombre de objetos o, incluso, de personas conocidas y cercanas (anomia o afasia anómica).

Razonamiento (Funciones ejecutivas)

  • Velocidad de procesamiento: Se refiere al tiempo que le lleva a una persona hacer una tarea mental. Esta propiedad es muy sensible al daño cerebral, ya que incluso una alteración moderada de la sustancia blanca del cerebro puede afectar a nuestra velocidad de procesamiento. Es bastante común que una persona tras un ictus requiera más tiempo del habitual para hacer una misma tarea.

¿Cómo fortalecen la función cognitiva los ejercicios de rehabilitación después de un ictus de CogniFit?

La plasticidad cerebral es el mecanismo neural que nos permite estimular, a través de las actividades de CogniFit, las distintas capacidades cognitivas afectadas en un ictus.

Las redes neurales que se han visto afectadas por el daño cerebral dejan de funcionar, o reducen su eficiencia. No obstante, si se aplica la estimulación adecuada, la plasticidad cerebral puede ayudar a que las áreas cercanas o semejantes adopten las funciones alteradas. El entrenamiento de CogniFit para la recuperación cognitiva tras un ictus permite dirigir este fenómeno de manera que estimulemos las capacidades cognitivas que más nos interesa trabajar. Repitiendo estos patrones de activación neuronal a través del entrenamiento, es posible ayudar a fortalecer las sinapsis y los circuitos neuronales implicadas.

El programa de estimulación cognitiva personalizada de CogniFit ha sido concebido para estimular el potencial adaptativo del sistema nervioso y ayudar al cerebro a reponerse de alteraciones estructurales, trastornos o lesiones donde se ven afectadas las capacidades cognitivas. El Entrenamiento específico para personas en rehabilitación cognitiva contra las secuelas de un ictus, siempre que tenga la posibilidad de manejar el ordenador.

¿Qué voy a conseguir con el entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit?

La estimulación cognitiva de CogniFit permite trabajar las capacidades cognitivas alteradas a las personas que han sufrido un ictus. Con la estimulación adecuada, es posible recuperar las capacidades cognitivas o adaptarse al entorno para aumentar la autonomía del paciente.

  • Un correcto entrenamiento cerebral puede ayudar a mejorar el estado cognitivo mediante tareas específicas orientadas a mejorar, reestructurar o restaurar las capacidades alteradas por el ACV.
  • El cerebro tiene la capacidad de modificar y reorganizar favorablemente tanto su funcionamiento como su estructura para optimizar rendimiento de las diferentes capacidades cognitivas tras el daño cerebral a través de un entrenamiento constante y personalizado.
  • Los ejercicios de rehabilitación cognitiva son efectivos para re-entrenar las habilidades de las personas que sufren algún tipo de déficit cognitivo derivado de un ictus. El entrenamiento cognitivo puede ser beneficioso tanto para las funciones cognitivas más alteradas como para las que se han visto menos afectadas.
  • Este entrenamiento a base de ejercicios clínicos de estimulación cerebral busca reducir a largo plazo el impacto del ictus en la vida de la persona y de sus allegados. La neurorrehabilitación y el entrenamiento de CogniFit pueden ayudar a maximizar la autonomía de la persona afectada y, por tanto, mejorando la calidad de vida.
  • La rehabilitación cognitiva no tiene la capacidad de activar el funcionamiento de los tejidos cerebrales dañados. Sin embargo, gracias a la reorganización cortical, sí puede estimular áreas adyacentes, sanas o menos afectadas del cerebro para recuperar parte de las funciones perdidas, activar y establecer nuevas conexiones neuronales, y conseguir que otras áreas cerebrales asuman las funciones perdidas.

Juegos y tareas que contiene

Este recurso científico multi-dimensional cuenta con más de 11 juegos mentales y 6 tareas de evaluación para ayudar a rehabilitar las capacidades cognitivas alteradas tras un ictus. Aquí puedes encontrar algunos ejemplos:

Juegos y tareas para entrenar y evaluar la atención y concentración: La atención es una de las capacidades cognitivas más comúnmente alteradas tras un ictus. Al desempeñar una función esencial sobre la que trabajan las demás capacidades cognitivas, resulta de gran importancia rehabilitarla en primer lugar. Algunas actividades que emplea CogniFit para estimular este área son:

  • Juego Mental “Cruzafichas”: Este ejercicio de rehabilitación de la atención para el ictus cerebral requerirá que localicemos un mínimo de tres fichas iguales que se encuentren próximas, siguiendo ciertos criterios. Al realizar este ejercicio podemos estimular los patrones de activación cerebral implicados en nuestra atención focalizada. Las personas que han sufrido un ictus a menudo tienen dificultades a la hora de detectar estímulos, pudiendo llegar a presentar heminegligencia.
  • Juego Mental “Caza neuronas”: En este juego de entrenamiento cerebral tras un ictus tendremos que concentrarnos en los estímulos que van apareciendo en pantalla y detectar con precisión los objetivos relevantes. Practicando este ejercicio es posible fortalecer las conexiones cerebrales relacionadas con distintos tipos de atención. Mejorar esta capacidad cognitiva nos permite concentrarnos de forma más eficiente en los estímulos relevantes de nuestro entorno, algo especialmente relevante tras haber sufrido un ictus, pues puede verse alterada una capacidad tan básica como esta.
  • Test de Celeridad REST-HECOOR: Esta tarea está basada en los clásicos tests de evaluación TOVA y VOT. Gracias a esta actividad, es posible realizar una estimación del estado de la atención de la persona afectada por el ictus.

Juegos para entrenar la memoria: La memoria puede verse alterada de muchas formas distintas tras sufrir un ictus, y es una de las capacidades cognitivas de las que más queja hay por parte de los familiares de la persona afectada. Por esto, CogniFit dispone de diversas actividades de rehabilitación neuropsicológica para el ictus centradas en la memoria, como por ejemplo:

  • Juego Mental “Dulce memoria”: Para avanzar en este juego de rehabilitación cognitiva contra las secuelas del ictus tendremos que codificar, almacenar y recuperar de nuestra memoria diversos tipos de información. Al realizar este ejercicio, estamos activando los patrones neuronales implicados en la capacidad de almacenar recuerdos. Mejorar este área cognitiva es esencial para aumentar la autonomía del paciente que ha sufrido un ataque cerebral.
  • Juego Mental “Nenúfares”: En este juego de rehabilitación para después de un ictus es necesario retener y recordar el orden en que se iluminan los estímulos que aparecen en pantalla. Practicando esta tarea, podemos estimular las conexiones cerebrales relacionadas con distintos tipos de memoria. De esta forma, al practicar este ejercicio podemos estimular los patrones de activación neuronal implicados en el aprendizaje y recuerdo de patrones, útiles a la hora de seguir instrucciones o planear un viaje sobre un plano.
  • Test de Concentración VISMEM-PLAN: Este test está basado en las clásicas tareas de evaluación WMS, TOMM y TOL. Nos permitirá evaluar el estado y los avances de la memoria que se realicen durante el entrenamiento después de un accidente cerebrovascular.

Sus ventajas

Utilizar un soporte informático basado en metodología científica para la estimulación cognitiva tras un ictus ofrece muchas ventajas:

  • Fácil de gestionar: La utilización de dispositivos electrónicos puede ser complicada para una persona que ha sufrido un ACV. Por esto, CogniFit ha diseñado su plataforma de una manera fácil y sencilla, para que resulte intuitiva y fácil de recordar.
  • Altamente atractivo: La falta de motivación es uno de los factores relevantes en la rehabilitación del ictus que más pueden dificultar el tratamiento. Lamentablemente, no es raro que la motivación se vea afectada como consecuencia directa o indirecta del ictus. Es por esto que el formato de las actividades del entrenamiento para los problemas cognitivos del ictus se presentan en un formato atractivo. Así es posible minimizar las consecuencias negativas de la falta de motivación.
  • Formato interactivo y visual: La comprensión lectora de la persona que ha sufrido un ictus también puede estar alterada, por lo que CogniFit ha decidido presentar las instrucciones en un formato sencillo e interactivo que facilita su comprensión.
  • Completo informe de resultados: Tras cada sesión de entrenamiento, CogniFit da acceso a los datos actualizados para que podamos obtener un feedback rápido y preciso, viendo cuáles son nuestras capacidades cognitivas más fuertes y más débiles.
  • Progresos y evolución: Ver progresos en el tratamiento es algo que favorece la motivación durante la rehabilitación del ictus. Los resultados de cada sesión son almacenados en el perfil del usuario, y pueden ser consultados en cualquier momento para ver la curva de evolución. De esta forma es posible comprobar los cambios que ha habido de una sesión a otra, si las puntuaciones están mejorando y si el estado cognitivo del paciente presenta una evolución positiva.
  • Adaptado a cada usuario: La utilización de la plataforma de CogniFit busca ser lo más simple y accesible posible, de modo que pueda ser usada por la mayor cantidad de pacientes posible, tratando de reducir en la medida de lo posible las limitaciones derivadas del ictus.
  • Tele-estimulación: El entrenamiento de CogniFit para el ictus puede ser empleado como una serie de ejercicios para realizar en casa después de sufrir un ACV (tele-estimulación cognitiva). De esta forma, un profesional de la salud o un familiar pueden gestionar el tratamiento desde un ordenador particular. De esta forma, es posible aplicar cuidados tras un ictus sin necesidad de estar físicamente presente, reduciendo costes.

¿Qué pasa cuando no rehabilitamos las habilidades cognitivas tras un ictus?

El ictus, y el daño cerebral en general, provoca la muerte de diversas neuronas y la alteración o degeneración de ciertas redes neuronales, en función de distintos factores. Esto puede terminar provocando diferentes síntomas neuropsicológicos, afectando a diversas capacidades cognitivas y, por tanto, perjudicar gravemente al desempeño de su día a día.

Para estimular estos procesos mentales alterados, deben ser activados de forma sistemática. Una de las herramientas más eficaces para activar y fortalecer las principales funciones cognitivas alteradas por el ictus es el entrenamiento de CogniFit para la recuperación cognitiva tras un ictus. Este programa líder en estimulación cognitiva ofrece un entrenamiento multi-dimensional y sistemático de cada habilidad cognitiva, que permite la activación cerebral de los patrones neuronales fundamentales.

¿Cuánto tiempo debo dedicar a CogniFit?

Una sesión completa de entrenamiento cognitivo automatizado con ejercicios para la rehabilitación del ictus cerebral suele durar 15-20 minutos, y se puede practicar en cualquier momento y lugar. CogniFit recomienda realizar 3 sesiones a la semana repartidas en diferentes días. Si se desea, CogniFit puede enviar recordatorios de las sesiones.

En cada sesión de entrenamiento mental encontraremos dos juegos de estimulación cerebral para la rehabilitación neuropsicológica del ictus y una tarea de evaluación cognitiva que permitirá medir la evolución y mejora de las destrezas cognitivas. El entrenamiento de CogniFit para la recuperación tras un ictus ha sido diseñado para asignar automáticamente a cada usuario los juegos específicos, y nivel de dificultad que mejor se adaptan a las necesidades cognitivas del usuario.

CogniFit es único

CogniFit es el instrumento líder en el campo de la estimulación cognitiva. Incorpora una serie de ejercicios multi-dimensionales, estandarizados y validados clínicamente. Estos ejercicios combinan diferentes actividades terapéuticas diseñadas por profesionales para re-entrenar las habilidades cognitivas que más necesita cada persona. De esta forma, es posible optimizar su eficacia y preservar su estado.

La dificultad de cada uno de los ejercicios que componen el entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit se va adaptando a medida que vamos entrenando. Esta tecnología patentada ha sido diseñada por un equipo internacional de científicos, neurólogos y psicólogos, que investigan los últimos descubrimientos y avances sobre el cerebro.

El entrenamiento específico para personas que han sufrido un ictus es único, puesto que permite medir continuamente el desempeño del paciente y seleccionar automáticamente la tipología y complejidad de las tareas que mejor se ajustan a los resultados cognitivos del individuo. Esto permite desafiar y retar continuamente las habilidades cognitivas de cada usuario para que éstas vayan mejorando.

El entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit recoge los datos cognitivos y va aportando un interesante y completo informe sobre el desempeño del usuario en cada nivel. De esta forma, se puede revisar el nivel cognitivo con el que empezó, el índice de mejora, esfuerzo, etc.

Además, no todos los juegos de entrenamiento cerebral son iguales. Mientras que algunos juegos clásicos, como el Sudoku, son ideales para entretenerse, se necesita un programa de entrenamiento mental respaldado científicamente para asegurarse de que el cerebro está recibiendo el entrenamiento y estímulos cognitivos que requiere para llevar a cabo una correcta rehabilitación cognitiva tras un ictus. Si se busca entrenar el cerebro de forma multidisciplinar, rigurosa y sistemática, las herramientas clínicas de CogniFit son la mejor opción.

Servicio al cliente

Si tienes cualquier pregunta sobre el funcionamiento, gestión o interpretación de los datos del entrenamiento para la recuperación cognitiva tras un ictus de CogniFit, puedes contactarnos inmediatamente. Nuestro equipo de expertos en daño cerebral resolverá tus dudas y te ayudará con todo lo que necesites.

Referencias:

Lubrini, G., Periáñez, J.A., & Ríos-Lago, M. (2009). Introducción a la estimulación cognitiva y la rehabilitación neuropsicológica. En Estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica (p.13). Rambla del Poblenou 156, 08018 Barcelona: Editorial UOC. Shatil E (2013). ¿El entrenamiento cognitivo y la actividad física combinados mejoran las capacidades cognitivas más que cada uno por separado? Un ensayo controlado de cuatro condiciones aleatorias entre adultos sanos. Front. Aging Neurosci. 5:8. doi: 10.3389/fnagi.2013.00008. Korczyn dC, Peretz C, Aharonson V, et al. - El programa informático de entrenamiento cognitivo CogniFit produce una mejora mayor en el rendimiento cognitivo que los clásicos juegos de ordenador: Estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego de intervención en los ancianos. Alzheimer y Demencia: El diario de la Asociación de Alzheimer de 2007, tres (3): S171. Shatil E, Korczyn dC, Peretzc C, et al. - Mejorar el rendimiento cognitivo en pacientes ancianos con entrenamiento cognitivo computarizado - El Alzheimer y a Demencia: El diario de la Asociación de Alzheimer de 2008, cuatro (4): T492. Verghese J, J Mahoney, Ambrosio AF, Wang C, Holtzer R. - Efecto de la rehabilitación cognitiva en la marcha en personas mayores sedentarias - J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2010 Dec;65(12):1338-43. Evelyn Shatil, Jaroslava Mikulecká, Francesco Bellotti, Vladimír Burěs - Novel Television-Based Cognitive Training Improves Working Memory and Executive Function - PLoS ONE July 03, 2014. 10.1371/journal.pone.0101472. Gard T, Hölzel BK, Lazar SW. The potential effects of meditation on age-related cognitive decline: a systematic review. Ann N Y Acad Sci. 2014 Jan; 1307:89-103. doi: 10.1111/nyas.12348. 2. Voss MW et al. Plasticity of brain networks in a randomized intervention trial of exercise training in older adults. Front Aging Neurosci. 2010 Aug 26;2. pii: 32. doi: 10.3389/fnagi.2010.00032.

Escribe tu dirección de correo electrónico