Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_atencion-sostenida_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la atención sostenida

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la atención sostenida y otras funciones cognitivas

loading

¿Qué es la atención sostenida?

La atención sostenida se puede definir como la capacidad que tiene nuestro cerebro para centrar nuestro foco atencional en un estímulo durante un largo periodo de tiempo. La atención sostenida es un tipo de atención que nos permite centrarnos en una actividad durante el tiempo necesario para llevarla a cabo, incluso a pesar de la presencia de distracciones. Suele dividirse en vigilancia (detectar la aparición de un estímulo) y en concentración (fijar la atención en un estímulo o actividad). Esta habilidad cognitiva es muy importante puesto que nos permite ser eficientes en nuestro día a día.

Nuestra capacidad para mantener la atención fijada en una actividad puede variar dependiendo de diferentes factores:

  • Factores personales: Como la motivación, la emoción, el nivel de activación o la modalidad sensorial por la que se procese el estímulo. Es más fácil que mantengamos la atención si estamos emocionados, sentimos alguna emoción, estamos activos o si procesamos el estímulo por vía auditiva (además, será más complejo atender a actividades que impliquen percepción visual y percepción auditiva al mismo tiempo).
  • Factores del entorno: Es más fácil centrar la atención si no hay muchos distractores. La dificultad aumenta conforme más distractores haya, más intensos y frecuentes sean.
  • Factores del estímulo:: Como la complejidad del estímulo, la novedad, la duración o la exigencia de interacción. Si hay un único estímulo muy simple, sencillo, lento, muy semejante y previsible, será más difícil mantener la atención. Igual ocurre si el estímulo no es novedoso (es muy estable, sin cambios), si lo tenemos que atender de manera pasiva (sin interactuar) o si tenemos que atender durante mucho tiempo. No obstante, el caso contrario de varios de estos factores (muchos estímulos complejos, difíciles…) también puede hacer complicado el mantener la atención. Los estímulos con características muy extremas pueden aburrirnos o saturarnos.

Tipos de atención

Dado que la atención es un proceso complejo, a lo largo del tiempo se han propuesto diversos modelos para explicar los diferentes sub-componentes de la atención. El modelo más aceptado es el Modelo jerárquico de Sohlberg y Mateer, que descompone la atención en:

  • Arousal: Hace referencia a nuestro nivel de activación y al nivel de alerta, a si estamos adormilados y enérgicos.
  • Atención focalizada: Se refiere a la capacidad de centrar nuestra atención en algún estímulo.
  • Atención sostenida: Se trata de la capacidad de atender a un estímulo o actividad durante un largo periodo de tiempo.
  • Atención selectiva: Es la capacidad de atender a un estímulo o actividad en concreto en presencia de otros estímulos distractores.
  • Atención Alternante: Consiste en la capacidad de cambiar el foco atencional entre dos o más estímulos.
  • Atención dividida: Se puede definir como la capacidad que tiene nuestro cerebro para atender a diferentes estímulos o actividades al mismo tiempo.

La práctica y el entrenamiento cognitivo puede mejorar nuestra atención sostenida, y como consecuencia, la capacidad para centrarnos en un estímulo o actividad durante un periodo extenso de tiempo.

Ejemplos de atención sostenida

  • Casi cualquier viaje realizado en coche requiere prestar atención a la carretera durante un largo periodo de tiempo. Una distracción al volante puede tener consecuencias fatales, por lo que es importante tener una buena atención sostenida para reducir las situaciones de peligro.
  • Cualquier estudiante debe ser capaz de prestar atención durante largos periodos de tiempo, ya sea durante las clases o durante el estudio en casa. Una falta de atención puede desembocar en la pérdida de información o en el desaprovechamiento del tiempo implicado en el estudio, con unas nefastas consecuencias en los resultados académicos.
  • El puesto de controlador aéreo es el trabajo en el que, por excelencia, se hace uso de la atención sostenida. Es necesario prestar atención a actividades monótonas durante periodos muy largos de tiempo y, en caso de error, se puede producir un accidente.
  • La mayoría de los trabajos requieren una buena atención sostenida. Ya sea atendiendo clientes en un supermercado o leyendo y escribiendo documentos en una oficina, necesitaremos prestar atención durante toda la jornada laboral.
  • En nuestro día a día empleamos constantemente la atención sostenida como, por ejemplo, al ver una película, al hacer la comida o durante la ducha.

Patologías y trastornos asociados a problemas en la atención sostenida

Es normal que a veces nos cueste mantener la atención mucho tiempo en una actividad monótona o podamos distraernos con algún estímulo llamativo. No obstante, cuando se daña severamente la atención sostenida, se imposibilita realizar la mayoría de las actividades de nuestro día a día ya que, en mayor o menor medida, requieren que prestemos la atención durante un tiempo. Un déficit en la atención sostenida va a conllevar fatiga e ineficiencia en cualquier actividad.

La atención sostenida se puede ver alterada en muchos trastornos, ya sea debido a problemas en la atención sostenida propiamente dicha, o a problemas en el resto de los sub-procesos atencionales de los que depende. Si la atención sostenida no es lo suficientemente buena, seríamos incapaces de mantener nuestra atención sobre el estímulo prioritario, permitiendo que cualquier distracción nos despistase. El trastorno por excelencia que conlleva una alteración en la atención sostenida es el Trastorno de Déficit de Atención con y sin Hiperactividad (TDAH y TDA, respectivamente). También se dan problemas de atención sostenida en trastornos como la dislexia, la esquizofrenia, la enfermedad de Alzheimer o demencias en general. Es muy común que aparezca un déficit en la atención sostenida en las personas con daño cerebral, ya sea por ictus o por traumatismo craneoencefálico (TCE). Por el conrtario, personas con problemas de ansiedad pueden tener un nivel de vigilancia demasiado alto.

¿Cómo medir y evaluar la atención sostenida?

La atención sostenida nos permite realizar muchas de las actividades de nuestro día a día. Llevar a cabo actividades prolongadas en el tiempo va a depender de la calidad de nuestra atención sostenida. Así, evaluar nuestra atención sostenida puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos escolares (saber si un niño va a tener problemas para atender durante toda la clase y necesita que se le presente la información de manera más simple y concisa), en ámbitos clínicos (saber si un paciente va a poder atender durante toda una sesión o si puede desenvolverse en su entorno de manera apropiada) o en ámbitos profesionales (saber si una persona está capacitada para un trabajo de transportista, de controlador aéreo, oficinista, etc.).

A través de una evaluación neuropsicológica completa podemos valorar de una manera eficaz y fiable las diferentes habilidades cognitivas, como la atención sostenida. El test que ofrece CogniFit para evaluar la atención sostenida está inspirado en el test clásico Continous Performance Test (CPT). Esta prueba ayuda a evaluar otras alteraciones de conducta como la inquietud o la impulsividad, la ansiedad y la desatención, entre otras. Además de la atención sostenida, el test también mide inhibición y recontextualización.

  • Test de Desatención FOCU-SHIF: En la pantalla aparece una luz en cada esquina. Hay que pulsar las luces amarillas tan rápido como sea posible. En cambio, si las luces pasan a ser rojas, no hay que pulsarlas.

¿Cómo rehabilitar o mejorar la atención sostenida?

Todas las habilidades cognitivas, incluida la atención sostenida, pueden ser entrenadas para mejorar su rendimiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación de la atención sostenida y de las demás capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en la atención sostenida y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos frecuentemente la atención sostenida, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en la atención se fortalecerán.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la atención sostenida y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para fortalecer la atención y otras funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar la atención sostenida. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar esta función cognitiva. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Se puede acceder al programa de estimulación cognitiva de CogniFit mediante internet. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico