Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_memoria-trabajo_social_picture
  • Accede a una completa batería de evaluación de la memoria de trabajo y otras funciones ejecutivas

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficts

  • Estimula y mejora tu memoria operativa y otras funciones con ejercicios clínicos

loading

¿Qué es la memoria de trabajo?

La memoria de trabajo (MT), también conocida como memoria operativa, se puede definir como el conjunto de procesos que nos permiten el almacenamiento y manipulación temporal de la información para la realización de tareas cognitivas complejas como la comprensión del lenguaje, la lectura, las habilidades matemáticas, el aprendizaje o el razonamiento. La memoria de trabajo es un tipo de memoria a corto plazo.

Definición de memoria de trabajo según el modelo de Baddley y Hitch

La memoria de trabajo según Baddley y Hitch, está formada por tres sistemas. Incluye componentes de almacenamiento como de procesamiento de la información:

El sistema ejecutivo central: Funciona como un sistema de supervisión atencional que decide a qué le prestamos atención y organiza la secuencia de operaciones que necesitaremos llevar a cabo para hacer una actividad.

El bucle fonológico: Nos permite manejar y mantener en la memoria el material hablado y escrito.

Agenda visuoespacial: Nos permite manejar y mantener la información visual.

Características de la memoria de trabajo:

  • Su capacidad es limitada. Solo almacenamos 7 ±2 elementos .
  • Es activa. No solo almacena la información, sino que la manipula y la transforma.
  • Sus contenidos se actualizan permanentemente.
  • Está modulada por el córtex frontal dorsolateral.

Ejemplos de memoria de trabajo

La memoria de trabajo (o memoria operativa) se refiere a la capacidad que nos permite mantener en la mente los elementos que necesitamos para realizar una tarea mientras la estamos ejecutando. Gracias a la memoria operativa o memoria de trabajo podemos:

  • Integrar dos o más cosas que ha tenido lugar en estrecha proximidad temporal, por ejemplo recordar y responder a los datos que se han dicho en una conversación.
  • Asociar un conocimiento nuevo con conocimientos que ya conocíamos. Nos permite aprender.
  • Mantener en la mente una información mientras prestamos atención a otra cosa, por ejemplo podemos preparar los ingredientes que vamos a necesitar para hacer la comida mientras hablamos por teléfono con alguien.

Utilizamos nuestra memoria de trabajo (o memoria operativa) diariamente en todo tipo de tareas. Cuando intentamos recordar un teléfono antes de apuntarlo. Cuando estamos inmersos en una conversación: necesitamos mantener en la mente lo que se acaba de decir, para procesarlo y poder responder con nuestra opinión. Cuando en el colegio o la universidad tomamos apuntes: necesitamos mantener en nuestra mente lo que ha dicho el profesor para luego escribirlo con nuestras palabras en los apuntes. Cuando hacemos cálculos mentales en el supermercado para ver si nos llega con el dinero que tenemos.

Trastornos en los que se ve afectada la memoria de trabajo

La memoria de trabajo es básica para la toma de decisiones y para el correcto funcionamiento de las funciones ejecutivas. Por eso, su alteración está detrás de los síndromes disejecutivos y de muchos de los trastornos del aprendizaje como el TDAH y la dislexia o discalculia. Muchos diagnósticos psicopedagócicos necesitan de una evaluación neuropsicológica que mida de forma precisa las funciones ejecutivas. También enfermedades como la esquizofrenia o las demencias cursan con alteración de la memoria de trabajo.

Escribe tu dirección de correo electrónico