Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_Memoria-visual-a-corto-plazo_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la memoria visual a corto plazo

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la memoria visual a corto plazo y otras habilidades cognitivas

loading

¿Qué es la memoria visual a corto plazo?

La memoria visual a corto plazo (MVCP) se define como la capacidad para retener una pequeña cantidad de información visual (letras, figuras, colores…) durante un periodo de tiempo corto. Este tipo de memoria forma parte de la memoria a corto plazo (MCP). La información retenida por la memoria visual a corto plazo puede ser elaborada por la memoria de trabajo, puede pasar a formar parte de la memoria a largo plazo, o simplemente ser olvidada.

Ejemplos de memoria visual a corto plazo

  • La memoria visual a corto plazo hace posible que podamos leer un libro o unos apuntes. Nos permite retener la información verbal que percibimos a través de la vista (las palabras leídas) del inicio de una frase para comprenderla en su conjunto. Sin esta habilidad cognitiva, nos sería casi imposible leer, con las consecuencias que eso tendría sobre los resultados académicos.
  • Cuando estamos conduciendo, la memoria visual a corto plazo nos permite retener los textos de los carteles y las señales de tráfico una vez han pasado, o saber dónde están los coches a nuestro alrededor una vez hemos dejado de mirar los retrovisores. Por tanto, la MVCP es importante para una buena conducción.
  • En la mayoría de los trabajos también empleamos constantemente la memoria visual a corto plazo. Si, por ejemplo, tenemos que leer o redactar un informe, será preciso que retengamos las palabras para darle un sentido al texto. Cuanto mayor sea el componente visual del trabajo (arquitecto, diseñador, pintor…), más uso se hará de esta capacidad.
  • Si nos cruzamos con una persona, nuestra memoria visual a corto plazo retiene su cara. No es raro que tardemos unos segundos en reconocer la cara de una persona que hace tiempo que no vemos. Si caes en quién es unos segundos después de haberle visto, es gracias a que tu MVCP ha retenido la cara el tiempo suficiente como para acceder a la memoria a largo plazo y reconocerle.

Patologías y trastornos asociados a la memoria visual a corto plazo

Un daño en la memoria visual a corto plazo puede reducir el tiempo y la cantidad de elementos que puede retener. Gracias a que los diferentes tipos de memoria son independientes, un daño específico de la MVCP no tendría por qué afectar directamente al resto. Por lo general, todos los tipos de memoria trabajan de manera conjunta y sería muy difícil descifrar en qué punto comienza uno y acaba otro. En cambio, cuando uno de ellos se daña, nuestro cerebro no puede llevar a cabo su función, con consecuencias fatales en nuestro día a día.

La memoria visual a corto plazo puede ser dañada de diversas formas. En fases moderadas de la enfermedad de Alzheimer puede haber un deterioro de la MVCP. La alteración de la MVCP también puede jugar un papel importante en la dislexia, pues la dificultad para retener información verbal escrita puede entorpecer el aprendizaje de la lectura. Además, se ha detectado problemas en la memoria visual a corto plazo derivado del consumo de marihuana. El daño cerebral derivado de un ictus o de un traumatismo craneoencefálico también podría alterar la memoria visual a corto plazo.

¿Cómo medir y evaluar la memoria visual a corto plazo?

La memoria visual a corto plazo actúa a diario en una gran variedad de situaciones cotidianas. La MVCP, por tanto, nos permite realizar cualquier procesamiento de aquello que vemos una vez no está ante nuestros ojos. De este modo, evaluar nuestra memoria visual a corto plazo y conocer su estado puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos académicos (nos permitirá saber si un niño tendrá dificultades para aprender a leer o para comprender explicaciones complejas en los libros), en ámbitos clínicos (para saber si los pacientes serían capaces de conducir sin peligro o si pueden o no ayudarse de esquemas o recursos visuales más o menos complejos en su día a día) o en ámbitos laborales (para saber si se pueden encargar de labores que impliquen mucha lectura o un alto contenido visual).

Es posible valorar las diferentes funciones cognitivas, como la memoria visual a corto plazo, de una manera fiable y eficaz mediante una evaluación neuropsicológica completa. Los tests que ofrece CogniFit para evaluar la memoria a corto plazo están inspirados en las pruebas de Dígitos directos y Dígitos indirectos de la WMS (Wechsler Memory Scale), en el NEPSY, (de Korkman, Kirk y Kemp en 1998), en el CPT (Continuous Performance Test), en el TOMM (Memory Malingering), en el VOT (Hooper Visual Organisation Task), en el TOVA (Test of Variables of Attention) y en el TOL (Torre de Londres). Además de la memoria visual a corto plazo, estos tests también miden memoria a corto plazo, tiempo de respuesta, memoria operativa o de trabajo, escaneo visual, percepción espacial, planificación, memoria contextual, flexibilidad cognitiva, denominación, reconocimiento y velocidad de procesamiento.

  • Test de Identificación COM-NAM: Se presentarán objetos mediante imagen o sonido. Tendremos que decir en qué formato (imagen o sonido) ha aparecido el objeto la última vez, o si no ha aparecido previamente.
  • Test de Concentración VISMEM-PLAN: Aparecerán estímulos posicionados en la pantalla y distribuidos de manera alternativa. Siguiendo un orden, los estímulos se irán iluminando junto con la aparición de un sonido hasta completar la serie. Durante la presentación, hay que prestar atención tanto a los sonidos como a las imágenes iluminadas. En el turno del usuario, habrá que recordar el orden de la presentación de los estímulos en el momento oportuno para reproducirlos en el mismo orden que hayan sido presentados.
  • Test de Reconocimiento WOM-REST: Aparecen tres objetos comunes en la pantalla. Primero habrá que recordar el orden de presentación de los tres objetos tan rápido como sea posible. Posteriormente, aparecerán cuatro series de tres objetos diferentes a los presentados y habrá que detectar la secuencia inicial.
  • Test de Recuperación VISMEM: Aparecerán imágenes en la pantalla durante aproximadamente cinco o seis segundos. Durante ese tiempo, hay que intentar recordar la mayor cantidad de objetos que aparezcan en la imagen. Agotado ese tiempo, la imagen desaparece y se ofrecen diferentes opciones, entre las que el usuario debe detectar la correcta.

¿Cómo rehabilitar o mejorar la memoria visual a corto plazo?

En CogniFit ofrecemos la posibilidad de entrenar de manera profesional la memoria visual a corto plazo, junto al resto de habilidades cognitivas.

La rehabilitación de la memoria visual a corto plazo se basa en la plasticidad cerebral. CogniFit ofrece una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los problemas en la MVCP y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen al usar las funciones que dependen de éstos. Por tanto, si entrenamos frecuentemente la memoria visual a corto plazo, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas se fortalecerán. Así, dispondremos de unas conexiones más rápidas y eficientes cuando necesitemos hacer uso de la memoria visual a corto plazo, mejorando nuestra capacidad.

El equipo de CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la memoria a corto plazo y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para fortalecer la memoria visual a corto plazo y otras funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

La constancia y un entrenamiento adecuado son imprescindibles para mejorar la memoria visual a corto plazo. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar esta función cognitiva. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Se puede acceder al programa de estimulación cognitiva de CogniFit mediante internet. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico