Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

corporativelanding_Memoria-no-verbal_social_picture
  • Accede a una completa batería de pruebas cognitivas para evaluar la memoria no verbal

  • Identifica y evalúa la presencia de alteraciones o déficits

  • Instrumentos validados para mejorar o rehabilitar la memoria no verbal y otras habilidades cognitivas

loading

¿Qué es la memoria no verbal?

La memoria no verbal se puede definir como la capacidad para codificar, almacenar y recuperar recuerdos acerca de caras, figuras e imágenes, melodías, sonidos y ruidos, olores, sabores y sensaciones. Es decir, la memoria no verbal es lo que nos permite retener y recordar información cuyo contenido no sean palabras (ni habladas, ni escritas). Esta función es de gran importancia, pues la usamos en una gran cantidad de situaciones cotidianas. La práctica y el entrenamiento cognitivo puede mejorar nuestra memoria no verbal.

Divisiones de la memoria.

  • Según el tipo de información que memorizamos, la memoria se divide en: Memoria verbal (si la información se compone de palabras leídas u oídas) y Memoria no verbal (si la información no se compone de palabras leídas u oídas).
  • Según el tiempo que permanece la información en nuestra memoria y del tipo de procesamiento que hagamos, la memoria se divide en: Memoria sensorial, Memoria a corto plazo, Memoria de trabajo y Memoria a largo plazo.
  • Según el órgano por el que percibamos la información, la memoria se divide en: Memoria visual y espacial (vista), Memoria auditiva (oído), Memoria háptica (tacto), memoria olfativa (olfato) y memoria gustativa (gusto).

Ejemplos de memoria no verbal

  • La memoria no verbal es esencial en diversas profesiones, como la arquitectura, diseñadores, músicos u otros artistas, críticos gastronómicos, etc.
  • En el colegio también se emplea a menudo la memoria no verbal, ya sea para recordar mapas geográficos o para realizar actividades de dibujo artístico o técnico. Además, cuando se trata de niños muy pequeños, también suelen realizar tareas para que experimenten con diferentes texturas.
  • A la hora de recordar un mapa o una ruta del GPS hacemos uso de nuestra memoria no verbal. Un fallo en este tipo de memoria, podría hacer que no siguiésemos correctamente la ruta establecida o, por ejemplo, que no recordásemos si la señal que hemos pasado indicaba que podíamos o no adelantar.
  • También usamos la memoria no verbal en nuestro día a día, como cuando intentamos recordar la melodía de una canción, la cara de alguien o su olor.

Patologías y trastornos asociados a problemas en la memoria no verbal

Que alguna vez nos haya costado recordar una cara, un recorrido o los detalles de la Alhambra, no significa que tengamos algún problema en la memoria no verbal. No obstante, un déficit en esta habilidad cognitiva puede llevarnos, incluso, a no recordar los estímulos no verbales más familiares, con los trastornos que esto puede implicar. Un problema en la memoria no verbal puede dificultar muchas de nuestras actividades cotidianas.

Puede darse una alteración de la memoria no verbal en diversos trastornos. Uno de los trastornos donde la memoria no verbal se ve más afectado es el Alzheimer, aunque también puede darse en otras demencias. Por otra parte, se ha visto un peor desempeño de personas con depresión en tareas que requieren de la memoria no verbal. Además, un daño cerebral provocado por un ictus o un traumatismo craneoencefálico (TCE) también podría producir un deterioro de la memoria no verbal.

¿Cómo medir y evaluar la memoria no verbal?

La memoria no verbal nos permite realizar correcta y rápidamente muchas de nuestras actividades cotidianas. Así, evaluar la memoria no verbal puede ser de gran ayuda en diferentes ámbitos de la vida: en ámbitos académicos (saber si algún alumno va a presentar dificultades para retener cierto temario o para superar algunas asignaturas), en ámbitos clínicos (saber si un paciente va a presentar dificultades para reconocer su medicación, reconocer personas familiares o desenvolverse por entornos de su día a día) o en ámbitos profesionales (saber si un arquitecto va a manejar bien los planos, o si un camionero puede desempeñar adecuadamente su trabajo).

Mediante una completa evaluación neuropsicológica podemos medir de una manera eficaz y fiable las diferentes habilidades cognitivas, como la memoria no verbal. El test que ofrece CogniFit para evaluar la memoria no verbal está basado en los tests clásicos NEPSY y Test pf Memory Malingering (TOMM). Además de memoria no verbal, el test también mide tiempo de respuesta, memoria de trabajo, percepción visual, denominación, memoria contextual, monitorización, memoria visual, reconocimiento y velocidad de procesamiento.

  • Test de identificación COM-NAM: Se presentarán objetos mediante imagen o sonido. Tendremos que decir en qué formato (imagen o sonido) ha aparecido el objeto la última vez, o si no ha aparecido previamente.

¿Cómo rehabilitar o mejorar la memoria no verbal?

Todas las habilidades cognitivas, incluido la memoria no verbal, pueden ser entrenadas para mejorar su rendimiento. En CogniFit ofrecemos la posibilidad de hacerlo de manera profesional.

La plasticidad cerebral es la base de la rehabilitación de la memoria no verbal y de las demás capacidades cognitivas. CogniFit dispone de una batería de ejercicios clínicos diseñados para rehabilitar los déficits en la memoria no verbal y otras funciones cognitivas. El cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de las funciones que dependen de éstos. De modo que, si ejercitamos frecuentemente la memoria no verbal, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecerán.

CogniFit está formado por un completo equipo de profesionales especializados en el estudio de la plasticidad sináptica y procesos de neurogénesis. Esto ha permitido la creación un programa de estimulación cognitiva personalizado para las necesidades de cada usuario. Este programa da comienzo por una precisa evaluación de la memoria no verbal y otras funciones cognitivas fundamentales. En base a los resultados de la evaluación, el programa de estimulación cognitiva de CogniFit ofrece de forma automatizada un entrenamiento cognitivo personalizado para fortalecer la memoria no verbal y otras funciones cognitivas que se consideren necesarias según la evaluación.

Es imprescindible llevar a cabo un entrenamiento constante y apropiado para mejorar la memoria no verbal. CogniFit dispone de herramientas de evaluación y de rehabilitación para optimizar esta función cognitiva. Para una correcta estimulación son necesarios 15 minutos al día, dos o tres días a la semana.

Se puede acceder al programa de estimulación cognitiva de CogniFit mediante internet. Hay gran variedad de actividades interactivas, en forma de divertidos juegos mentales, que pueden realizarse mediante ordenador. Al finalizar cada sesión, CogniFit mostrará un detallado gráfico con el avance del estado cognitivo.

Escribe tu dirección de correo electrónico