Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
Elige tu plataforma y compra
Te damos 10 licencias gratis para que lo pruebes durante un mes.
¿Para qué es la cuenta?
Regístrate
loading

Al registrarte y usar CogniFit, aceptas que has leído, entendido, y que estás de acuerdo con las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad de CogniFit.

Investigación Cognitiva - ¿Cómo mantener tu cerebro en forma?

Investigación Cognitiva - ¿Cómo mantener tu cerebro en forma?

El ejercicio cerebral es un término cada vez más familiar. Esto ocurre principalmente porque cuanto más aprenden los científicos sobre el cerebro, más nos damos cuenta de lo importante que es mantener nuestros cerebros, así como nuestros cuerpos, en buena forma. Y cuando se trata de cómo el cerebro se ve afectado por el envejecimiento, hay buenas y malas noticias.

La idea de que el envejecimiento lleva a un deterioro mental no es algo que la investigación cognitiva haya demostrado recientemente. Como William Shakespeare ya escribió en su 'Much Ado About Nothing' ('Mucho ruído y pocas nueces'), "Cuando la edad llega, el ingenio se va. " Pero la buena noticia es que la reciente investigación ha demostrado que esta idea no es del todo cierta. La evidencia actual sugiere que el cerebro es un órgano flexible y renovable, y que a pesar de la edad, el cerebro es capaz de mantener e incluso mejorar su nivel de rendimiento, especialmente si se lleva un estilo de vida activo y mentalmente estimulante.

Entonces, ¿cuál es la mala noticia? Bueno, como otras cosas en la vida, el ejercicio cerebral requiere un poco de trabajo. El cerebro, obviamente, no es tonto, y como en tu rutina diaria hay muchas tareas que se repiten una y otra vez, el cerebro, que es un procesador de la información extremadamente eficiente, crea accesos directos para llevar a cabo estas tareas cognitivas repetitivas.

Por ejemplo, cuando aprendiste a conducir un coche, probablemente al principio te resultaba difícil mantener una conversación y conducir a la vez, porque tu cerebro estaba ocupado procesando todos los estímulos nuevos y llevando a cabo las tareas cognitivas que se ven involucradas en la conducción. Sin emabrgo, cuando adquieres cierta experiencia, digamos que eres un conductor experimentado, te resulta mucho más fácil hablar con los pasajeros, disfrutar del paisaje y conducir, todo al mismo tiempo.

Obviamente es bueno que muchas de las tareas cognitivas de la conducción hayan sido automatizadas, ya que esto permite a tu cerebro desviar su atención y destinar recursos a otras cosas. Sin embargo, a largo plazo, crea demasiados problemas, ya que la tendencia natural del cerebro a aprender de la experiencia y crear rutinas para procesar más fácilmente la información diaria, también lo alienta a ser más vago y aflojar un poco. A medida que se envejece, este problema se va agravando porque es más difícil desarrollar actividades nuevas que pongan a prueba al cerebro y lo saquen de ese letargo de una vida de tratamiento automatizado. Esta es precisamente la razón por la que el ejercicio cerebral es tan importante.

El ejercicio cerebral es como el ejercicio físico. Al igual que tus músculos, tu cerebro necesita desafíos constantes para mantenerse en forma y saludable. Muchas personas creen que hacer Sudokus, crucigramas o jugar al bridge es útil como ejercicio cerebral. Está claro que es mejor que nada y es cierto que pueden ayudar a mantener el cerebro en buena forma, pero si se repiten continuamente los mismos tipos de actividades cerebrales, éstas también llegarán a convertirse en rutinarias y ya no entrenarán adecuadamente todos los atributos que son esenciales para la salud cerebral y un buen estado físico en general. La verdadera clave para un óptimo ejercicio cerebral, para que se ejerciten constantemente todas las partes de tu cerebro, es exponerse al mayor número posible de actividades cognitivas nuevas y diferentes. Este nivel de forma física requiere un programa más completo y comprensivo del entrenamiento del cerebro.

La razón de esto es que la cognición se compone de varios atributos que operan juntos. Estos incluyen la memoria (lo bueno que eres memorizando y recuperando información), la atención (lo capaz que eres para concentrarte en una o varias tareas), la percepción (lo bien que percibes los diferentes estímulos de tu entorno ), y la coordinación mano-ojo (lo bien que traduces la información visual en movimiento corporal). Puesto que todos somos individuos únicos, el tipo de ejercicio cerebral que necesitas será diferente del de los demás. Así que el programa de entrenamiento cerebral ideal es aquel que es capaz de determinar tus fortalezas y debilidades y crear rutinas de ejercicio personalizadas que te ofrezcan el tipo de entrenamiento que necesitas para mantener tu cerebro activo y saludable.

O, como también Shakespeare dijo, "Todo está preparado, si nuestras mentes también lo están."

Escribe tu dirección de correo electrónico